A raíz de la cantidad de personas que se concentra en la zona de bancos y el correo en el centro de la ciudad, y en el marco de la emergencia sanitaria que atraviesa el país por la pandemia COVID-19, trabajadores del área de Arquitectura de la Municipalidad de Paraná realizaron marcas en las veredas para delimitar líneas de separación de 1,7 mtrs. para evitar el contacto físico entre las personas.

“El objetivo es garantizar el distanciamiento que se aconseja en este período de aislamiento social. Lo establecimos en 1,7 metros entre cada línea a los efectos de evitar los contactos entre personas”, describió el intendente Adán Bahl.

Es importante destacar que una de las indicaciones para evitar el contagio de COVID-19 es mantener una distancia mínima de entre un metro y 1,5 metros entre las personas.

La acción se realizó en la mañana de este domingo cuando el Correo permanece cerrado y no se reúne tanta gente en los cajeros automáticos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here