El abogado radical Rubén Paglioto sostuvo que la UCR “exige un cambio” que la reconduzca “a la senda que nunca debió abandonar” y advirtió que de no hacerlo el centenario partido podría convertirse en “un oscuro y minúsculo apéndice del PRO”. Además se refirió a Cambiemos como “UTE electoral”: “Jamás fue, ni pretendió serlo, una coalición política”, afirmó.


“Nuestro partido, con bastante más de un siglo de existencia, nos interpela y exige un cambio y una toma de posiciones que nos reconduzca nuevamente a la senda que nunca debimos abandonar. No nos queda otra posibilidad, so color de sucumbir y terminar siendo un oscuro y minúsculo apéndice del PRO”, remarcó el letrado paranaense en un documento enviado a los medios, titulado “El Futuro es hoy y el cambio posible en la UCR”.

“¿Acaso se conformarían algunos correligionarios (sólo formalmente lo son) con entregar la conducción de la oposición a los Peña, Dietrich, Bullrich y Macri en lugar de los Storani, Alfonsín, Casella, sólo por nombrar algunos de tantos?”, continuó.

Luego remarcó: “En mi caso particular, Cambiemos no es más un proyecto político al que pertenezca ni desee hacerlo. Cambiemos, aquella UTE electoral, fue sólo y nada más que eso. Jamás, nunca fue ni pretendió serlo, una coalición política. Existió una UTE electoral que posibilitó que el PRO llegara al gobierno. No fue un gobierno de la UCR ni por las personas, ni por las ideas que imperaron ni por las concretas medidas que se tomaron”.

“Aspiro a que fortalezcamos nuestro partido, recuperando la mística militante y las banderas fundacionales, poniéndolas al servicio de una construcción política con vocación de poder y sentido movimientista. Somos la UCR y por tanto adscribimos a la internacional socialdemócrata y no a la liberal. Somos el partido nacional, popular y de la ética republicana. Somos el partido de los derechos humanos y nuestra causa es la de los desposeídos. Somos el partido que exhibió con orgullo ser una fragua de ideas y de formación de cuadros políticos. No somos ni nacimos para ser furgón de cola de nadie”, aseveró Paglioto.

Salir a la calle

El abogado también llamó a la UCR a reconciliarse “con la gente, con el pueblo”. Apuntó que “para eso es necesario e ineludible sacar el partido a la calle, como hizo Raúl Alfonsín desde mediados de 1982 y aún en el poder la más violenta y genocida dictadura militar”.

“Coincido con que la coyuntura actual y el contexto internacional no nos marca una época de cambios sino más bien un cambio de época y que debemos terminar con las conspiraciones palaciegas en función de diminutas quintitas de privilegio dentro de la zona de confort partidario. No se trata sólo de crear grupos, ateneos, líneas, sectores o corrientes de opinión, sino más bien de generar las condiciones para que el partido se sacuda la modorra y se ponga de pie, para comenzar un camino de reorganización y reconstrucción, en función de recuperar su identidad y su dinámica de factor de poder y fuerza de cambio”, reclamó.

En ese sentido reclamó: “Basta de amagar y de prometer. El tiempo nos apremia y la historia también. Es hora de dar el primer paso y salir del letargo, antes de que sea demasiado tarde. Quizás, sin pretender caer en visiones apocalípticas, estemos en la antesala de una nueva escisión o cisma partidario, como alguna vez sucedió con la UCRP y la UCRI, luego de la división producida en 1.957, aunque ésta haya tenido otros matices distintos al del seguidismo ramplón que caracteriza hoy a nuestra dirigencia oficial, que actúa lastimosamente y de modo subordinado al partido que representa a la derecha argentina y al capital concentrado y que se identifica con Trump y Bolsonaro, pretendiendo de rondón dar por terminado el asilo político del ex presidente de Bolivia Evo Morales, depuesto por una dictadura cívico militar de su país”.

“Insisto con deliberada repitencia, pero con el afán de ser claro y preciso: el tiempo conspira en contra nuestra y no tenemos ya mucho más margen para seguir dudando ni cavilando acerca de alcanzar el partido perfecto en una Argentina ideal, acaso la que alguna vez nos pretendieron vender los adalides de los globos amarillos y los gestos destemplados, a quienes con ligereza y absoluta irresponsabilidad se los aludía “urbi et orbi” como “el mejor equipo de los últimos 50 años”. Así nos fue!!!. Aquí estamos, y así quedamos, con un partido en estado de descomposición, desorganización, confusión y malestar profundo”, cuestionó.

Luego acotó: “No tenemos todos el mismo grado de responsabilidad. Los menos, un pequeñísimo grupo de dirigentes que se erigen en la conducción partidaria oficial, deberán, más temprano que tarde, rendirnos cuenta a nosotros los afiliados y a quienes no lo son pero que confiaron en que la UCR integrando Cambiemos, garantizaba ciertos aspectos sustanciales y dirimentes a la hora de elegirlos”.

Para finalizar señaló: “Como dijo alguna vez el insigne Joaquín Castellanos: “los pobres hijos de una vida mínima, que en toda conmoción ven un desorden, son incapaces de entender el orden superior de una vasta convulsión”. Estoy seguro que son muy pocos los que no se animarán a convulsionar este partido con 128 años de rica existencia, pero enfermo de quietud, entrega y mediocridad desopilantes. Adelante los que quedan. ¡El futuro es nuestro por prepotencia de trabajo!”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here