Nogoyá.- Miguel Luna es un vecino de la ciudad, conocido por la mayoría a través de su oficio de pintor, pero desde el 1º de octubre sus días sufrieron un traspié al haber contraído coronavirus. Miguel relató lo vivido y dejó un mensaje de reflexión para tomar conciencia acerca de la prevención.

Desde el Hospital de la Baxada de la capital entrerriana, Miguel utilizó las redes sociales a modo de diario y relató lo que venía pasando en su recuperación.

“El viernes 02 de octubre empecé a tener síntomas compatibles con Covid, seguí el protocolo y nos aislamos con mi familia. El día sábado me comunico con el hospital para dar aviso y que me informen los pasos a seguir, a lo que me responden -y por única vez- que me quede en casa y tome paracetamol cada seis horas, sin preguntar si yo era un paciente de riesgo o algún miembro de mi familia”. Así comenzó el relato de Luna en sus posteos en Facebook que utilizó para informar no solo sobre su estado de salud sino también para dejar un mensaje a la sociedad.

“Los primeros días fueron síntomas leves y luego se fueron agravando. Fiebre alta, pérdida de olfato y gusto, náuseas y vómitos, migraña, dolor de garganta y tos, fueron acrecentándose con el paso de los días”, relata Miguel, recordando que el paracetamol indicado por los médicos del Hospital San Blas, ya no hacía efecto alguno en su organismo.

“Al jueves siguiente me hacen el hisopado, conozco el resultado el día domingo dando negativo, yo seguía con muchísima fiebre por eso deciden internarme el día lunes en el hospital de Nogoyá, me hacen estudios los cuales aparentemente salían bien pero no había ninguna mejoría, ya tenía problemas para respirar y por esto me ponen una cánula y me indican hacerme una tomografía. Luego me cambian la cánula por una mascarilla porque necesitaba más oxígeno. Al mediodía me hacen la tomografía y sale que es una neumonía compatible con Covid, a partir de ese momento me aíslan en el hospital y en un lapso de una hora me trasladan de urgencia a la ciudad de Paraná, al Hospital San Martín.

Mi estado era gravísimo cuando llegué, ni con el oxígeno en su máxima potencia podía respirar bien. Al día siguiente me trasladan al Hospital de la Baxada, donde logré recuperarme”, agrega el nogoyaense.

Luna explica que cuenta su experiencia “para que la gente tome conciencia que este virus no es joda. Por eso me encantaría que la gente le dé valor a la vida, que nos cuidemos, esto no es nada lindo, la pasé horrible, estuve dos días boca abajo lleno de cables y médicos. Pensé que no volvía. Valoremos a nuestra familia, de esa manera tenemos que salir de este panorama tan feo que pasamos, agradezco a Dios y a todos los que pidieron por mí”, dice el vecino de Nogoyá y pide a los jóvenes “que piensen en sus papas y en sus abuelos, son ellos que deben ser responsables también, yo vi como gente mayor moría a mi lado”, lamenta, y confiesa que siempre tuvo los cuidados para prevenir el contagio.

“No hacía mandados, me limitaba solo a trabajar, no tengo idea donde me contagié porque no acostumbraba a andar en lugares donde había mucha gente, siempre con barbijo y alcohol en gel, pero me pasó igual”, reflexiona. “Estuve 13 días solo en una habitación, me propuse salir y creo que eso me sacó adelante”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here