Maradona falleció hoy a los 60 años a raíz de una descompensación cardíaca y su muerte resonó en todo el mundo. El astro del fútbol, que permanecía con asistencia médica en una casa de Nordelta, en el conurbano bonaerense, sufrió un paro cardíaco del que intentaron reanimarlo sin éxito.

Ante la pérdida del astro del fútbol argentino, rememoramos la visita del 10 a la ciudad de Crespo en primera persona. El relato corresponde a Gonzalo Werner, que en la década del 90 era un adolescente que en ese momento colaboraba en el programa deportivo que conducían Enzo Mildemberger y Fiti Kaplan.

Gonzalo, actualmente radicado en la provincia de Santa Fe, se tomó un momento para recordar ese sábado 2 de marzo de 1996 en el cual pasó toda una tarde montando guardia periodística para obtener alguna declaración del 10.

El relato, en sus palabras, es el siguiente:

Un sábado al mediodía me llamó Carina Haberkorn, quien era locutora comercial del programa “Deportes en Libertad” (el recordado programa de Enzo y Fiti), porque sabía que Maradona, quien estaba internado en Villa Libertador San Martín, iba a ir a la peluquería de Alicia Bernardt.

A las 13.30 horas ya estaba haciendo yo una “guardia periodística” afuera de la peluquería de Alicia (a quien no conocía personalmente), recuerdo que hacía mucho calor, pero que mi mamá me había dicho que no vaya de bermudas porque quedaba mal.

Más tarde salió Walter, el esposo de Alicia, y me preguntó que hacía, le conté quién era y por qué estaba y me dijeron que pase, porque Maradona había pedido que no haya periodistas (yo a mis 15 años ya me consideraba como tal).

Pasé toda la tarde en la peluquería, probaba el grabador, que el cassette estuviera bien, le había puesto pilas nuevas y prestaba atención a lo que se decía, ya que cada tanto llegaban las noticias de que estaba por salir, que ya venía (año 96, no había celulares)

Fueron llegando algunos “clientes”, que en realidad eran impostores como yo, tratando de llevarse una frase o algo de Diego, recuerdo a Sonia Waigel, quien tenía un programa en la tele y camuflado estaba su camarógrafo.

Debe haber sido las 19:00 o 20:00 horas cuando llegó, se bajó de un auto grande, estaba con un matrimonio paraguayo y venía con su esposa. Entró y saludó a uno por uno, con un apretón de mano o beso y nos miró a los ojos a todos, sonriente, de buen humor.

Cuando tenés enfrente a la cara más conocida del mundo, al tipo que estaba en todos los medios de comunicación, un crack, el tipo que más te hizo disfrutar la selección (y eso que en el 86 yo no lo recuerdo tanto), es imposible no quedarte embobado. Nunca fui muy cholulo, pero con Maradona era cholulo todo el mundo.

Estuvo un rato, Alicia le cortó el pelo, se sacó fotos con todo el mundo, se prestó para un video, más fotos, su esposa muy encantadora también. También Diego salió a retar a la gente que se empezó a agolpar afuera, les dijo que iban a romper la ventana (algo de razón tenía). Maradona en estado puro.

Yo había preparado el grabador en el bolsillo, ya que nos habían pedido que no hagamos notas, le pregunté si iba a jugar contra Lanús y si estaba mejor de la lesión, me dijo que no sabía si llegaba a jugar, pero el grabador en el bolsillo nunca tomó ni mi pregunta, ni mi respuesta.

Al día de hoy no tengo registros que hagan creíble esta historia, nunca volví a ver una foto de ese día, aunque lo recuerdo al detalle, porque son esos días que te marcan para siempre. Como dato de color, mi hermano Gabi pidió permiso para llevarse los mechones de pelos de Maradona, lo cual le permitieron y luego ¡los vendió!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here