Luctuoso amanecer de domingo 13 de febrero tuvo la ciudad de Nogoyá al conocerse la muerte del joven de 25 años Franco Affranchino en una colisión entre motos ocurrida en calle Irigoyen, entre Eva Duarte y Mantegazza.

Desde la policía detallaron que el impacto entre dos motos sucedió minutos luego de las 02 de la madrugada. Al llegar al lugar, los efectivos observaron a un sujeto que se daba a la fuga en una moto Corven 110 cc., la cual fallaba continuamente, por lo que lograron interceptarlo en calle Mihura y Paraná.

Al consultarle al conductor de la moto los motivos de su huida, manifestó que había colisionado con otra motocicleta cuyo conductor se había retirado del lugar.
En el diálogo con el joven de 19 años que escapaba del lugar del accidente, los funcionarios policiales notaron que se encontraba en aparente estado de ebriedad, ya que emanaba aliento alcohólico y presentaba dificultades para mantenerse en pie. Además, se encontraba alterado, por lo que se trató de calmarlo, pero el sujeto no desistió en su actitud, por lo que terminó detenido y trasladado a la Jefatura Departamental donde queda alojado, dándole intervención al médico policial.

En tanto, desde la policía indicaron que no fue localizada en el lugar la otra moto involucrada en la colisión. Pero posteriormente, alrededor de las 04 de la madrugada un joven de 25 años de edad, quien era el otro partícipe del accidente ingresó al hospital de Nogoyá y se decidió su derivación al nosocomio de Paraná, debido al estado de sus heridas.

El informe policial señala que el joven se habría descompensado cuando era trasladado en ambulancia, por lo que se ingresó a la ciudad de Crespo para urgente atención pero el joven falleció en el hospital de dicha localidad.

Pero luego de conocida la muerte, comenzaron a trascender testimonios que daban cuenta de una serie de episodios entre el momento del accidente y el deceso del motociclista.

En primer lugar, personas del entorno de Affranchino afirmaron que al momento del accidente lo trasladaron en un automóvil particular hacia el hospital San Blas debido a la demora de la ambulancia y que luego de una revisión por parte del médico de guardia, se ordenó que el paciente regrese a su hogar a guardar reposo.

Desde ese momento, la propia madre del joven fallecido relató en FM Libertad lo sucedido: “a Franco lo revisan en la guardia, le hacen radiografía y le ven la clavícula fuera de lugar. Lo mandan a mi casa, el sale caminando desde el hospital, una vez en mi casa se acostó semi sentado. En ese momento, perdió control de los esfínteres y comenzó con vómitos constantes” relató la madre agregando que intentaron recostarlo de nuevo, pero se descompensó. “Llamamos a la ambulancia que vino enseguida y una vez que ingresó al hospital comenzó a convulsionar. Se le ordenó una tomografía computada, el tomógrafo del Centro de Imágenes de Nogoyá está roto, llamé a Victoria pero nunca atendieron, entonces llamo a Paraná y ahí si me lo recibían. Comenzamos el traslado en ambulancia hacia Paraná y en la curva antes de llegar a Crespo tuvo un paro cardíaco y llegó sin vida al hospital de esa ciudad” lamentó la mujer, pidiendo se aclare la muerte de su hijo afirmando que realizó la correspondiente denuncia que derivó en allanamientos realizados en la tarde del martes en el hospital San Blas.

Declaraciones desde el hospital

Debido a la licencia del director del hospital San Blas, Javier Ascúa, es el doctor Francisco Rodríguez quien está a cargo del nosocomio en carácter de vice director.

El profesional fue quien brindó su punto de vista y cómo será el rol del nosocomio en la causa judicial iniciada.

“Son momentos no esperados a los que nunca se quisiera llegar, pero se ha dado curso a un allanamiento en el hospital San Blas, se puso a disposición y se colaboró con la justicia en este caso. Se brindó toda la información requerida para valorar si hay responsabilidad o no y de esa manera se accederá a un veredicto por parte de la justicia” explicó Rodríguez y agregó: “se nos solicitó el material de historia clínica al momento de la atención del paciente y quedó a disposición el registro fílmico que sea necesario. Si bien todo está bajo secreto de sumario, se puede informar que a raíz del accidente de tránsito ingresa un paciente con un traumatismo y un reingreso del mismo paciente descompensado que se trasladó a Paraná con el fin de valoración clínica a través de tomografía, debido a que el tomógrafo del centro privado de Nogoyá no funcionaba. Fue atendido por el Dr. Molina que era el profesional que estaba en guardia activa en ese momento”.

Rodríguez señaló que es todo lo que se puede informar sobre el ingreso del paciente y su tratamiento, el resto está en etapa de investigación por parte de la justicia.

“Hacia la familia, mencionamos que el hospital está a su absoluta disposición, no tenemos nada que esconder, también queremos saber con claridad las causas de la muerte del joven” recalcó quien está cargo de la dirección.

Por último reflexionó acerca de la opinión pública y los conceptos hacia el personal de la institución: “voy a ser sincero, veo que los profesionales médicos de guardia incluso la institución, están vistos de mala manera en algunas situaciones. Yo puedo asegurar que cada médico que trabaja en una guardia que dura 24 horas da todo de sí, se atienden casos ínfimos y complejos, hay noches en que vienen cinco o seis accidentes por noche y se dificulta mucho la atención. Veo que los médicos están 100% activos ante cualquier enfermedad y/o accidente que se atiende en la guardia. Hoy no puedo hablar particularmente de lo que pasó el domingo, porque no estuve en el lugar. Para eso están las pericias que determinarán que si hubo responsabilidades del médico en cuestión o no. No me puedo aventurar en hipótesis, debo esperar las pericias médicas y legales para tratar de llegar a una conclusión”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here