Ante los acontecimientos relacionados con la emergencia sanitaria en nuestro país, el Arzobispo de Paraná, Mons. Juan Alberto Puiggari, invita a la comunidad Arquidiocesana a rezar considerando la premisa de “Toda Vida Vale”, es decir, cuidando la vida como un don sagrado en cada uno de los detalles que las autoridades sanitarias vayan indicando.

Por lo cual, con esta finalidad, se recomienda implemetar algunas medidas que permitirán prevenir el coronavirus. Ante esto, se ofrecen algunas orientaciones a la comunidad diocesana.

Capillas de Adoración al Santísimo

Se sugiere que personas mayores a 65 años y dentro de los grupos de riesgo, se abstengan de participar hasta tanto pase la emergencia. Se propone invitarlos a tener momentos fuertes de oración en sus domicilios o propiciando oración en familia.

En tanto a las capillas, se le solicitó cuidar las medidas de higiene dadas por las autoridades competentes. En caso de declararse una cuarentena general se deberán cerrar.

Uso del espacio para las celebraciones litúrgicas

Se indicó a la comunidad diocesana que no se suspenden las celebraciones pero se debe ser muy cuidadosos de la cantidad de personas en una proporción de 60% de ocupación del espacio físico, respetando distancias entre las personas y ventilación. Se alienta a los sacerdotes a facilitar distintos horarios de Misa para distribuir la feligresía.

Modo de comulgar

Se alienta vivamente a los fieles a recibir la comunión en la mano, por motivos sanitarios y dentro de este contexto, tal y como lo indica la Conferencia Episcopal Argentina. Se invita a realizarlo de acuerdo al modo correcto de hacerlo, siendo esta circunstancia una oportunidad para catequizar y corregir posibles errores.

Colecta

Se aconseja que -siempre por razones sanitarias- por este tiempo se realice durante el canto de acción de gracias, previa explicación del guionista.

Saludo al final de Misa

Se invitó a los sacerdotes a despedirse de los fieles con palabras cálidas al finalizar la celebración, para reemplazar el saludo en la puerta. El mismo es un gesto muy querido, pero en este tiempo debe evitarse.

Uso de agua bendita e imágenes

Se solicitó a las comunidades que se retiren los recipientes que contengan agua bendita dentro de los espacios celebrativos siempre en orden al cuidado de la salud y siguiendo las indicaciones sanitarias.

De igual modo se invitó a evitar la manipulación de las imágenes religiosas expuestas públicamente, ya que son lugares donde puede anidar el virus. Ese modo de veneración puede ser reemplazado con una respetuosa reverencia.

Confesiones

Se pide a los sacerdotes evitar los confesionarios o espacios muy cerrados. Celebrar durante este tiempo el sacramento en lugares ventilados y teniendo en cuenta la distancia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here