Modificaron un apartado de la concesión a la firma Misión SA

0

Victoria.- El asesor letrado de la Municipalidad, Eduardo Ruda, acompañado por su par María Verónica Torrigiani, y el secretario de Gobierno Pedro Mansilla (en representación del Intendente), ofrecieron una rueda de prensa sobre la concesión de los galpones del puerto y los edificios de la Vieja Estación.

En principio se aclaró que la concesión se gestó, tramitó y adjudicó en 2015, en la anterior gestión. La firma del contrato fue el 9 de diciembre, un día antes que asumiera el Intendente Domingo Maiocco.

La actual gestión anuló el trámite en su última parte, ya que contenía un error legal grave que perjudicaría en el futuro a la Municipalidad: la concesión no había pasado por el Concejo Deliberante, requisito que exige la Ley 10.027 para el plazo de 30 años, acordado con la gestión anterior, y porque legalmente el Ejecutivo Municipal solo puede adjudicar hasta 10 años, más opcionales.

La actual administración no pudo modificar el monto del canon, que se estableció en 10.000 pesos ajustables por Unidad de Cuenta Municipal (U.C.M.), siendo la forma de pago en 2015 de 3.000 en efectivo ( un 30%) y 7.000 (el restante 70%) en especies, léase la puesta en valor de la Vieja Estación de Trenes.

Los galpones 1 y 2 se encontraban ocupados por la Arenera Luján y la Náutica de Solís. El espacio aledaño por el comedor El Canoero; la Vieja Estación tenía en la parte superior un ‘sin techo’, y en la parte inferior elementos de expresiones participantes del carnaval, que mantenían cerradas las dependencias con sus propios candados. Lograr la entrega de esa parte de la concesión le llevó casi 2 años a la Municipalidad.

Misión SA solo intervino los galpones 3 y 4 poniendo en funcionamiento la náutica, conforme el pliego. Respecto del canon ‘en especie’, sólo realizó la reparación del techo de la Vieja Estación además de construir el escenario aledaño.

En junio de 2020 y después de reiterados requerimientos, Misión propuso un cambio de objeto para poner actividades gastronómicas y de recreación, aduciendo que la cuarentena por pandemia y la consecuente situación económica habían paralizado el objeto original: la habilitación de locales comerciales, tipo shopping. La Municipalidad concedió la excepción por el término de 5 años.

El 22 de marzo de 2022 la firma Misión admitió la imposibilidad de seguir adelante con la concesión en la forma pactada, ofreciendo la resolución parcial del contrato (restitución de los galpones 1 y 2, y la Vieja Estación, comenzando a pagar el importe de 40.000 pesos por mes por los dos galpones), a partir de lo cual el 31 de marzo la Municipalidad emitió el Decreto 410 donde aceptó las condiciones propuestas.

Los letrados destacaron además, que esta recuperación de los galpones 1 y 2, y la Vieja Estación, evitó por todos los medios un conflicto judicial con la adjudicataria, a pesar de sus sucesivos incumplimientos, porque entendieron que demandaría un largo juicio y el impedimento de acceder a los cuatro galpones ya que por lo menos en dos los adjudicatarios tenían derechos adquiridos para defender. Sobre este particular entonces, se practicó lo que se llama una Adenda —precisó Ruda tras la consulta de Paralelo 32—que en sí misma no es un contrato. Aclara, modifica, agrega términos adicionales o respalda información en un contrato existente. En tal sentido, es un documento que se agrega a un contrato existente para modificar los términos del acuerdo. Y la bibliografía existente menciona que si es ejecutada correctamente, deja el contrato original en pleno vigor y efecto, únicamente modifica los términos específicos descritos en la adenda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here