Entre Ríos (Por Hugo Schira–Paralelo 32).- En su último número, la revista X Más, medio dedicado especialmente a cubrir la actividad económica e institucional de Entre Ríos y la región, publicó una nota sobre los sueldos en el Estado provincial, sus tres poderes y los organismos descentralizados, actualizando un estudio que ya había presentado en octubre de 2019, antes de la pandemia. El informe se titula “Altibajos de una pirámide despareja – Sueldos públicos en Entre Ríos”.

En esta nueva oportunidad, surgieron varios datos de interés para el análisis. Por ejemplo, que el gobernador no es quien más gana en el Estado, tampoco la vicegobernadora, como se podría especular. Hay sueldos tres o cuatro veces superiores.

Otro dato, la gran disparidad de ingresos. Mientras la mayoría del personal estatal cobra sueldos que rondan la línea de pobreza, en la Justicia, en los Ministerios Públicos y en reparticiones como Enersa o el Ente Provincial Regulador de la Energía, los sueldos pueden superar los 300 mil pesos mensuales. (Informe completo en https://oleinizak.com/blog/xmas-revista-5/post/altibajos-de-una-piramide-despareja-201)

Resultados destacados

• El gobernador y el vicegobernador no tienen los sueldos más altos del Estado, como podría suponerse. Lo superan la mayoría de los magistrados judiciales, legisladores y administrativos de la Legislatura, e incluso algunos funcionarios del Ejecutivo, como el Fiscal de Estado o de entes descentralizados como director del organismo tributario, ATER;

• Entre septiembre de 2019 y febrero de 2021, los aumentos de sueldos en el Ejecutivo y la Legislatura rondaron el 36%, por debajo de la inflación, que en el mismo período que acumuló 63%. Los judiciales incrementaron sus ingresos un 53%, gracias a la ley de enganche con los aumentos salariales que fija la Corte Suprema de Justicia para la Justicia Federal. En general, la pérdida de poder adquisitivo llegó a todos los sueldos estatales. Pero, por supuesto, taladró el bolsillo de los que menos ganan;

• A valores de marzo de 2021, la masa salarial de activos y pasivos llega a 10.000 millones de pesos mensuales: 8.500 millones son sueldos y el resto aportes patronales. Hay 4.750 millones en salarios de activos y 3.750 millones en jubilaciones;

• Más de la mitad de los 92 mil empleados públicos ganan por debajo de la línea de pobreza, 58 mil pesos;

• La gran mayoría de los docentes, policías, médicos y enfermeros tienen bajos ingresos. Por ejemplo, el 61% de docentes y policías cobra menos de 50 mil;

• En el otro extremo están judiciales, legislativos, funcionarios, empleados del Tribunal de Cuentas o de ATER, donde hay un porcentaje mucho más alto en el tramo de más de 85 mil pesos. Ejemplo: el 46% de los empleados de ATER y Tribunal de Cuentas y el 41% de los judiciales superan los 85 mil pesos de bolsillo.

• El único organismo que no dio información al cierre de plazos para la publicación fue la obra social provincial, IOSPER, conducida por representantes de los trabajadores estatales.

Pirámide despareja

En diálogo con Paralelo 32, Sebastián Martínez, periodista que recopiló durante dos meses la información solicitando por nota a cada repartición los datos sobre sueldos, destacó “la importancia que vimos de poner la mirada periodística sobre cómo se manejan los recursos públicos en cuanto al pago de sueldos, porque gran parte de lo que tiene la provincia a su disposición se va en sueldos”. Agregó que como periodistas “si estamos poniendo la lupa en el gobierno de la provincia, tenemos que ver cómo se distribuyen esos sueldos. Ahí hablamos de una ‘pirámide despareja’, porque vemos que ‘hay muchos que ganan poco y pocos que ganan mucho’”.

Información pública

Martínez rescata el uso de la herramienta de la información pública para llegar a datos que deberían estar publicados, pero no están. “En la mayoría de los casos no tuvimos inconvenientes para obtener esta respuesta. La mayoría de los organismos y autoridades respondieron en tiempo y forma”. Salvo el caso de Iosper. “Es muy llamativo que un instituto gobernado por los propios trabajadores a través de representación indirecta, se niegue a brindar información sobre lo que cobran los integrantes del Directorio. Información que debería ser pública. No tienen nada que justifique esconder esa información”

Al responder el pedido, desde Enersa hubo un llamado de atención. La empresa hizo ‘expresa reserva de accionar por los daños y perjuicios’, en el uso de la información contenida. “Fue algo extraño y muy llamativo, también, cómo conciben en Enersa el manejo de la información pública, y una especie de advertencia jurídica que, obviamente, cayó en saco roto, pero lo intentaron”, dijo Martínez.

Trampas de difusión

El periodista subrayó “alguna trampa” en cómo difunden los organismos la información, obviando el tema de la antigüedad, que en muchos casos duplica los haberes, ya de por sí altos. “Nadie te dice cuánto gana por antigüedad, porque consideran que son datos que hacen a la persona y no al cargo”, señaló. Con antigüedad, muchos de los ingresos informados se duplicarían, fácilmente.

“Pero obtuvimos desde otro lado, los sueldos en bruto de algunos cargos que incluían antigüedad, y lo aclaramos. Como el del Procurador, Fiscal General del STJ, muy pocos casos que se difundieron con antigüedad, pudimos llegar a sueldos de 872 mil pesos, en el caso de un vocal del STJ, 830 mil el procurador, 729 mil el Fiscal General”, agregó.

En el caso del nuevo presidente del Tribunal de Cuentas (Diego Lara) hay un cálculo muy particular de su propio sueldo. Según el entrevistado, llama la atención que se equipare su salario con un vocal del Superior Tribunal de Justicia y no con la de un juez y fiscal de Cámara de Apelaciones como marca el artículo 214 de la Constitución Provincial. Martínez subrayó que “muchos cargos duplican o triplican el sueldo del gobernador. Eso también habla de algún desorden administrativo que permite lo que para nosotros parece algo irregular. Si uno pregunta quién debe ganar más en la Provincia de Entre Ríos, quizás todos pensamos en el gobernador, pero no es lo que pasa”.

Principales sueldos estatales en Entre Ríos

Cargo                                                Sueldo            Ente

Vocal del STJ                                     872.000           Justicia

Procurador General                            838.727           Justicia

Fiscal General STJ                             729.328           Justicia

Presidente de Tribunal de Cuentas    493.815           Ejecutivo

Senador provincial                             455.889           Legislatura

Diputado provincial                           455.889           Legislatura

Gerente general de Enersa                 375.801           Empresa estatal

Director de Administración               346.250           Legislatura

Director Enersa                                 341.381           Empresa estatal

Director Instituto del Seguro             311.798           Empresa estatal

Interventor EPRE                              280.589           Ente descentralizado

Asesor de Cámara                             271.669           Legislatura

Vocal Instituto del Seguro                245.924           Empresa estatal

Juez de 1ª Instancia                          210.000           Justicia

Director de ATER                             276.140           Ejecutivo

Fiscal de Estado                                211.243           Ejecutivo

Jefe de Policía                                   205.995           Ejecutivo

Gobernador                                    201.499           Ejecutivo

Director IAPV                                   198.560           Ente descentralizado

Vicegobernador                                192.340           Ejecutivo

Ministros del Poder Ejecutivo           183.181           Ejecutivo

Rector de UADER                            146.708           Ente descentralizado

Secretarios del Poder Ejecutivo         145.705           Ejecutivo

Fuente: X Más, en base a datos de organismos oficiales de Entre Ríos.

Caos

“Lo que más me llama la atención es que veo como un caos en cuanto al nivel de los ingresos, falta información de muchos sectores. También la disparidad y la gran cantidad de personas en la provincia que dependen de un sueldo público pero no pueden cubrir la canasta básica de la línea de pobreza”. (S. Martínez)

Cola de paja

No es tan fácil establecer si el sueldo de juez de 210 mil pesos es correcto o no. Tampoco si un senador merece 455 mil pesos cada mes. O si el gerente de Enersa debe llegar a 375 mil. El ciudadano de a pie embroncado puede responder que ‘cualquier funcionario que gane más que yo no lo merece’. La respuesta es visceral, parte de la irritación y se comprende, pero ¿es inobjetablemente objetiva?

Dos cosas irritan respecto de los altos sueldos en el Estado. Primero, las brutales disparidades, con una mayoría de empleados públicos (y privados) que arañan la línea de pobreza y vienen perdiendo frente a la inflación. ¿Por qué el juez que llega a su despacho después de las diez de la mañana debe ganar ocho veces más que un albañil que está chupando frío desde las siete? Por ejemplo. Dos o tres escalones, vaya y pase, pero ¿una escalera de diferencia?

Por otro lado, los sueldos de quienes tienen responsabilidades de resolución contrastan con la ineficiencia estatal que se percibe día a día. ¿Sueldos más altos tapan bien los baches, aceleran expedientes que frena la burocracia, legislan mejores leyes, recortan impuestos agresivos, simplifican trámites interminables?

Si no hubiera tanta desigualdad y tan marcada ineficiencia, no serían tan irritantes los altos sueldos que se informan. Tampoco habría tanta cola de paja a la hora de brindar un dato que debería ser de público conocimiento y estar a mano en la web de los organismos públicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here