El intendente de Hasenkamp es precandidato a senador por el peronismo y se considera un político de gestión y trabajo

Crespo.- El intendente de Hasenkamp, Juan Carlos Kloss, es precandidato a senador departamental por l Lista Nº2 “Creer Entre Ríos”, del Frente Justicialista Creer Entre Ríos, en las elecciones PASO del 14 de abril próximo. Junto a su compañero de fórmula, el titular de la Junta de Gobierno de Santa Rosa, Diego Jacob, estuvo en la redacción de Paralelo 32, en plan de campaña electoral. “En el caso mío vengo de trabajar durante años en el Club Sarmiento de Hasenkamp, eso me ha hecho conocer desde Hernandarias a Crespo. Ahora, mientras los tiempos nos den, queremos recorrer todas las localidades y las Juntas de Gobierno para comentar a la gente y los compañeros sobre las ganas de trabajar que tenemos, con Diego como compañero de fórmula”.

Prioridades de gestión

–  ¿Qué perfil tendría en caso de ser electo? ¿Hacia qué áreas daría prioridad a la hora de representar los intereses del departamento?

—  Somos un departamento complejo. Teníamos 12 municipios y 36 juntas de Gobierno. Ahora se van a sumar tres municipios más. Eso demuestra la cantidad de situaciones que se dan, pero veo que al departamento le falta que los dirigentes tratemos más las cosas específicas que necesitamos para crecer aún más, llámense rutas, energía, gas. Para que podamos tener más empresas radicadas en el departamento. Estos temas que se vienen tratando, hay que profundizarlos. Es una de las tareas que debemos hacer. No es casualidad que el suplente, Diego Jacob en la fórmula sea un presidente de Junta de Gobierno (JG), porque ahí está que podamos conjugar que podamos trabajar con las Juntas y con los municipios. No sólo en las cosas grandes, hay cosas chicas que son importantísimas, que un legislador puede ayudar. Siempre digo que una directora de una escuela o un presidente de JG es importante que un legislador los pueda acompañar a los lugares claves que necesitan sus instituciones. Es donde más fe me tengo en ese sentido, no tanto como legislador de escritorio sino como legislador de territorio. Y saberse rodear de gente que cumpla la función de seguir trámites.

–  ¿Hoy en las pequeñas localidades qué se necesita del poder central?

—  Diego Jacob: Las pequeñas localidades tenemos que recordar que tenemos en Paraná Campaña 36 JG, de las cuales tres van a pasar a municipios y algunas van a pasar a Comunas, que eso ya es un hecho importantísimo que ha logrado el gobernador Gustavo Bordet. Los fondos que reciben las JG para las instituciones, el arreglo del espacio público y de las calles internas y los caminos, al ser una JG no le permitía tener un ingreso de acuerdo a sus necesidades. El hecho de haber transformado en comuna a una parte, como Tezanos Pinto, Villa Fontana, Gobernador Etchevehere, Aldea Santa María, pone a esas pequeñas comunidades en otras posibilidades de ingresos económicos para llevar a cabo obras, tener personal contratado, tener una chequera, acceder a créditos para comprar herramientas, que siempre son necesarias. Las necesidades de otras pequeñas comunidades se van a ver más cubiertas a través del Ministerio de Gobierno y también de Vialidad. Cuando hablamos de pequeñas comunidades de nuestra zona, vemos algunas, como Aldea Santa Rosa, que hoy vive una realidad muy distinta a otras comunidades. Hablamos de accesibilidad, trabajar por los accesos asfaltados para todas las pequeñas comunidades de nuestra zona para que de ahí en más el desarrollo interno de cada pueblo lo vaya manejando cada JG o Comuna.

Gobierno en Hasenkamp

–  En las localidades con Municipalidad las redes de agua o cloacas están casi cubiertas en su totalidad. Es muy grande el déficit de asfalto como camino de la producción y como desarrollo social.

—  En Hasenkamp tenemos esa realidad, el 95 a 97% de cloacas, el agua en el 100%. Pero las encuestas marcan que lo que más exige la gente es asfalto. En mi gestión se priorizó el hormigón en las calles por nuestra idiosincracia. Tenemos alrededor de cien camiones en la ciudad y nuestros suelos para el asfalto no son durables. Duran seis o siete años y comienzan las roturas. Con el hormigón garantizamos que por 30 años al vecino no lo molestaremos más. Pero, cuando pasamos a la recaudación, Hasenkamp recauda 1,5 millones de pesos, aproximadamente, por mes, se ve esa imposibilidad: cuántas calles se pueden hacer con esos recursos. En todas las ciudades estamos peleando el mismo problema. Hubo años que se hicieron grandes franjas de calles y hoy se encuentran en estado de deterioro. Es muy complicado cumplir si no está la provincia o la Nación apuntalando con fondos al menos compartidos para poder hacer asfalto.

–  ¿Qué plan de gobierno como intendente ejecuta en Hasenkamp?

—  En casi ocho años de gestión, puedo mostrar que en una localidad como la nuestra, de entre 7 mil y 8 mil habitantes, podemos tener un municipio ordenando en sus cuentas, haber hecho una renovación de automotores a partir de un parque automotor obsoleto. Hicimos 40 cuadras entre hormigón y asfalto, trajimos una nueva escuela pública secundaria y remodelamos un jardín de infantes nuevo, que tenía más de 50 años. Estos días se hizo el inicio del ciclo lectivo con el gobernador Bordet en la única escuela pública primaria que logramos hacerla totalmente nueva. Construimos una posta sanitaria para que un sector del pueblo no necesite trasladarse al único hospital que hay; ahí se vacuna, se toma presión y se hace atención primaria. Logramos traer más de 80 viviendas. Por ahí, las comparaciones son feas, pero hay que decirlas, porque nunca se logró por gestión más de 20 viviendas. Si Dios quiere, al finalizar el mandato, con las que se están construyendo vamos a estar en alrededor de cien viviendas. El sueldo que nos pagó el pueblo podemos decir que no lo obtuvimos en vano. Gestionamos, anduvimos, ese mismo desafío creo poderlo encarar con Diego Jacob, si nos toca llegar a la senaduría.

Procesamiento

–  Y en esos ocho años, llegó el problema que tuvo con el juez Claudio Bonadío. ¿Qué ocurrió y cómo está hoy su causa?

—  Perdí mi padre cuando tenía 10 años, y me ha tocado pasar diversos trances en mi vida. Menos hambre, todo. Me casé muy joven, tuve cinco hijos, nos ha tocado golpearnos con mi mujer y mis hijos en la panadería que tenemos desde hace más de 20 años. Nunca nadie pudo decir ‘Kloss me tocó una cáscara de arroz’. Hasta que llegó este hombre, que me parece un hombre perverso. Porque yo digo que es tan fácil seguirle la pista al que metió la mano. En lo que me tocó vivir a mí y me está tocando aún, porque esto no terminó. Aún estamos. En el Plan GIRSU (Programa nacional de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos para desarrollar infraestructura e inversiones en el tratamientos de residuos sólidos urbanos, N. de R.) Hasenkamp hizo, en su momento, un pedido para comprar un camión, un compactador, una prensa, una cinta para separar residuos y distintos elementos. Vino un año y ocho meses después. Cuando presentamos el proyecto el dólar estaba a casi 4 pesos, cuando llegó el aporte el dólar estaba a casi ocho. Es razonable pensar que no me iba a alcanzar. Compré el camión, compré el compactador, y no me alcanzaba para comprar lo demás. Entonces, usé el sentido común: que la gente pudiera trabajar bajo un techo, como debe trabajar un ser humano. Entonces, hice un tinglado de 20 metros por 13 metros, que estaba en una segunda etapa del proyecto. Me sobraron 2.367,44 pesos que quedaron depositados en la cuenta del Banco Nación de María Grande, porque nosotros no tenemos sucursal del Nación. Cuando asume esta gestión nos llega la notificación de que debíamos devolver esos 2.300 pesos y pico. Debían darnos una recomposición en una addenda, nos iban a dar el faltante de dinero para comprar. Nunca vino el dinero, ni en el mandato que quedaba de Cristina, ni cuando asumió el nuevo gobierno. En 2016, creo, nos intiman para devolver el dinero sobrante, los 2 mil y pico, los sacamos del banco y enviamos los comprobantes. Ahí siguió todo un trámite. Para el doctor Bonadío yo hice desvío de fondos, que hice el galpón pero no utilicé el dinero para lo que debía, la prensa y demás. Yo le explico de dónde sacaba el dinero y qué hice.

–  ¿No pueden objetarlo como candidato estando procesado?

—  Lo mío es por ‘supuesto desvío’ de fondos. En las dos oportunidades que se nos pidió documentación, está todo. Los procesos de licitación y compra, que las normas municipales establecen…

–  Ud. acaba de explicar que aplicó el sentido común: ‘nos queda este dinero para el galpón’. ¿Confía que su explicación le va a permitir el sobreseimiento?

—  Confío, como tenemos que creer, en la Justicia, que hasta hoy creo. He demostrado que no toqué un centavo de las arcas nacionales ni del Estado municipal, demostré todos los comprobantes y los hechos realizados para hacer las compras. Lo que a mí me dijo el abogado es que habría incurrido en un grave error si hubiera hecho un galpón para un taller, por ejemplo. Pero todo lo que se gastó se hizo con el fin que era el medio ambiente. Es más, quien hoy va a Hasenkamp y observa lo que el municipio ha invertido y ha logrado avanzar en la gestión del medio ambiente… Pero bueno, creo que hemos quedado en el medio de una cuestión que no tenemos nada que ver. Acá se va detrás de otras cuestiones.

–  Se investigó el plan y se encontraron otras irregularidades. Entonces cae Ud. por 2 mil pesos.

—  ¿Sabe lo que dice la carátula? Que 92 intendentes nos confabulamos para defraudar al Estado. No es que me procesaron a mí y a otro no; a los 92 nos procesaron por una confabulación para estafar al Estado.

–  Y ni se conocen.

—  Yo conozco a los de acá, sobre la gente de Buenos Aires, ni idea quienes son. Ahora, el caso pasó a Cámara Penal, donde pongo la fe y la esperanza mía.

Uso político del caso judicial

–  En tiempos de crisis, hubo intendentes que terminaron investigados y procesados porque desviaron fondos para tapar un ‘incendio’, en medio de una crisis gravísima, como la de 2001.

—  Yo digo que esto en el futuro tendría que ser distinto. En los siete años que estoy, tanto en proyectos provinciales como nacionales, cuando Ud. presenta el proyecto, nunca le va la aprobación a los 3 o 4 meses. Cuando llega la aprobación, pasaron ocho meses o un año. Nunca se había dado la variación de precios que hubo. Recuerde los créditos que se sacaron con un dólar a 17, imagínese el ‘regalito’ que tienen ahora para pagar con el dólar a 40 y pico. En esas situaciones uno tiene que usar el sentido común y la imaginación para ver cómo usa el dinero para que no se le desvalorice. Por eso, digo que estoy tranquilo, porque lo usé en el Municipio, sé que lo usé en el lugar adecuado. Pero después dirá la Justicia lo que deba decir.

–  ¿No teme que pueda perder votos si la oposición utiliza el tema en esta campaña electoral?

—  Lo que le puedo asegurar es que mi localidad, en la última encuesta que hizo la oposición y no la hice yo, tengo un 73% de imagen positiva. No le puedo decir en Crespo, en Paraná, donde la gente puede decir: ‘mirá vos, yo lo tenía a Kloss como un buen tipo’. Esto repercute. Yo sería ingenuo si diría que esto no me impacta, con esas personas con las que no tiene uno diálogo durante el día. Yo puedo delante suyo jurarle y rejurarle mi honestidad, pero hay que demostrarla. Yo en mi pueblo la puedo demostrar, saben quién soy, lo que tengo desde que estoy en política. Y sigo teniendo lo mismo. En otros sectores, gracias a los medios que me permiten expresarme y contar la situación, está el que me puede creer y el que tiene derecho a no creerme. Lo que digo es que nosotros tenemos un solo Juez que no se compra, cuando uno se acuesta de noche y apoya la cabeza. Ese Juez está tranquilo.

–  ¿Paraná Campaña no es difícil para el peronismo?

—  Sí, históricamente ha sido difícil. Pero creo que esta vez tiene una salvedad, y espero no ofender a nadie. Pero, esta vez se ha dado tener un gobernador como Gustavo Bordet, que ha demostrado que es un político distinto, con apertura de diálogo. Si me pongo a analizar, por ejemplo, creo que Crespo ha recibido más obras que cualquier municipio justicialista, en lo que va de la gestión Bordet. Eso demuestra que Bordet no mira si es de Cambiemos, vecinalista o peronista. Eso le ha permitido a Gustavo medir lo que está midiendo en las encuestas. Ese panorama va a ayudar a muchos candidatos. En nuestro caso, creo que vamos a tener esa ayuda de Gustavo.

Trabajar en Paraná Campaña

–  ¿Cómo hace para entrar en la ciudad Paraná contra Varisco y su aparato?

—  Con Diego estamos trabajando Paraná Campaña; todas las noches estamos saliendo a un lugar distinto. En Paraná, queda a decisión del paranaense qué elige. Es la charla que tuvimos con el vicegobernador Bahl (precandidato a intendente de Paraná, N. de R.), a quien debo gran parte de lo mío como candidato. A Diego y a mí nos encargó que recorriéramos Paraná Campaña; en Paraná hace campaña él.

–  En la ciudad de Paraná no se define el senador, se disputa el intendente y el gobernador.

—  Diego Jacob: Escuché una encuesta que daba a Bordet 15% arriba de Benedetti en la ciudad. Entonces, eso tracciona el voto para nosotros. Si bien estamos trabajando y haciendo todos los esfuerzos en Paraná Campaña. sabemos que hay municipios complicados como Crespo, con un intendente muy fuerte y el peronismo dividido en cuatro representantes y con todos dialogamos. Pero creemos que en Paraná los votos del gobernador y del vicegobernador para la intendencia, van a traccionar muchísimo en la elección. Estamos confiados que el 9 de junio Juan Carlos sea elegido senador. Además, queda demostrado que somos personas de gestión y de trabajo, hemos estado trabajando por nuestras comunidades y por el departamento durante todos estos años.

Quiénes son

Juan Carlos Kloss intendente de Hasenkamp, tiene 58 años, nació el 10 de noviembre de 1960, estudió en la Escuela Agrotécnica La Colmena. Desde hace 21 años desarrolla una panadería, con sus hijos, mujer, nuera y un empleado. Heredó cien hectáreas de campo que dedica a la ganadería. Está relacionado con varias instituciones de su localidad, como el Club Atlético Juventud Sarmiento; también trabajó en cooperadoras de escuelas y de la parroquia.

Diego Agustín Jacob es presidente de la Junta de Gobierno de Aldea Santa Rosa y es empresario avícola de la comunidad. Tiene 41 años, está casado y tiene dos chicos de 9 y 6 años. Estudió en la Escuela Técnica Nº 35 de Crespo, y egresó como Maestro Mayor de Obras egresado. Hizo la carrera a la noche, de día trabajaba como peón de albañil.

La causa de los 92 intendentes

El juez Claudio Bonadio procesó a 92 intendentes por supuesta malversación de  604.529.670 pesos en irregularidades que se habrían producido en el programa GIRSU (Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos) durante la gestión kirchnerista.

En la lista entran actuales y antiguos jefes comunales de todo el país, en una causa que investiga el dinero que salía de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Social entre 2013 y 2015. Por la misma, están procesados tres ex jefes de gabinete, Aníbal Fernández, Juan Manuel Abal Medina y Jorge Capitanich y tres ex secretarios de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación,  Sergio Lorusso, Omar Judis y Juan José Mussi.

En esa causa están imputados cuatro entrerrianos Juan Carlos Kloss (PJ), de Hasenkamp; Luis Dume (Vecinalista), de Oro Verde; y los ex intendentes Luis Erro (PJ), de Gualeguay y Rubén Ángel Vázquez, ex jefe comunal de San Benito y actual diputado provincial por el PJ. A nivel nacional, caen intendentes de todos los colores partidarios en la investigación, como Francisco “Barba” Gutiérrez, ex jefe comunal de Quilmes, y Francisco «Paco» Durañona, de San Antonio de Areco, Claudia Panzardi (Laguna Blanca, Chaco), Mateo Daniel Capitanich (Campo Largo), Eladio Aguirre (Charadi),  Lorenzo Heffner (Villa Bermejito, de Cambiemos, detenido en otra causa), entre otros.

“La hipótesis barajada apunta al empleo del marco legal de los PMGIRSU durante los años 2013 a 2015 para disimular lo que constituía, en verdad, el reparto discrecional de fondos públicos a municipios privilegiados por las autoridades a cargo del desarrollo de las políticas ambientales estatales. (…) El perjuicio económico que resultó de tal despliegue se habría materializado a través de 307 desembolsos aprobados en el marco de 212 expedientes administrativos plagados de desajustes administrativos; la inexistencia de un mapa crítico que permitiera fijar un criterio equitativo de distribución, análisis meramente formales y no técnicos de los proyectos presentados por los municipios, falta de control sobre la inversión de los fondos aportados y la aprobación de solicitudes incompletas serían, a juicio del a quo, sólo algunas de las aristas que darían cuenta de la maniobra que nos ocupa”, sostiene la acusación.

En otro pasaje se afirma que “cada intendente con su accionar contribuyó activamente en la concreción de un perjuicio a las arcas del Estado (…) Maniobra que habrían llevado a cabo junto a las autoridades nacionales anteriormente procesadas por este Tribunal”.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here