El área de Inspección Municipal de María Grande fue notificada de una fiesta de cumpleaños que se realizaba el viernes 30 de octubre en un domicilio de esa localidad, y los inspectores concurrieron a la vivienda donde labraron el acta de infracción correspondiente. Se trataba de la casa del intendente Héctor «Cheru» Solari.

El presidente municipal publicó posteriormente un descargo en la red social Facebook donde contó: «Ayer una de mis hijas cumplió 18 años y esto motivó un encuentro entre amigas que, con el transcurrir de las horas, se convirtió en una reunión social un poco más amplia».

«La pandemia no es sólo un problema de salud», argumentó el intendente Cheru Solari. Luego dijo: «La situación, como padre, me apena pero no les hablo aquí como padre sino como autoridad pública que debe hacer cumplir las mismas normas que ayer se vulneraron. Lo que se hizo está mal, independientemente de quién lo haga, y siempre tiene consecuencias que se deben afrontar», indicó el intendente sin precisar cuáles son esas consecuencias.

Sin embargo, Solari prefirió profundizar su mirada sobre la situación de los jóvenes y sostuvo que las situaciones como la ocurrida en su casa de producen «porque quienes toman decisiones sobre las fases de Aislamiento y Distanciamiento Social no contemplaron, hasta ahora, políticas que aborden los problemas de la juventud, que son diferentes a los de quienes transitamos la vida adulta», indicó.

Luego advirtió: «Se vienen meses difíciles, la sociabilidad es parte del ADN de los argentinos y las autoridades nacionales y provinciales deben tomar decisiones».

En ese sentido, indicó que «La pandemia no es sólo un problema de salud, tiene también un componente económico/productivo y otro social, todos los cuales deben ser abordados».

Cerrando su posteo expresó que «Asumiendo la responsabilidad que me cabe me disculpo y los invito a reflexionar sobre esto que nos pasa tras casi 8 largos meses de aislamiento».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here