Entre Ríos (Por Nora Sosa)– La pequeña Mara Hollmann de casi cuatro años, oriunda de Paraná, con vínculos familiares directos en Crespo, cumplió el 20 de abril cuatro meses en emergencia nacional del Incucai para un trasplante de corazón. La niña nació con una cardiopatía congénita compleja, no hereditaria, pasó por tres cirugías, la última fue en mayo de 2019. Padece de insuficiencia cardíaca severa por la que se encuentra en emergencia nacional desde el 20 de diciembre pasado.

Paralelo 32 habló con Gerardo, su papá, para conocer su situación ante la emergencia sanitaria por el coronavirus. Sobre el estado de salud de la nena dijo que es bueno, se encuentra estable y compensada. “Tuvimos algún que otro traspié con algunos resultados de laboratorio, pero se pudieron solucionar con medicación y hoy nuevamente se encuentra en perfecto estado”. Describió que “su estado de ánimo y emocional también es muy bueno a pesar de que extraña mucho a su hermana. Pero tiene mucha fuerza, la pelea y eso hace nos hace sentir bien y que la acompañemos en este camino”.

La familia se instaló en diciembre en Bs. As. frente al Hospital Italiano donde se realiza los controles y se hará el trasplante cuando aparezca un donante infantil. Hoy sigue viviendo parte de la familia allí, porque “Maitena, nuestra hija mayor de 8 años, volvió a Paraná para el comienzo de las clases y la situación del aislamiento obligatorio hizo que se quedara allá. Por suerte me encontró a mí también en Bs. As. asi que estamos Analía, su mamá, y Mara, los tres”- explicó Gerardo.

Paciente asintomática

Consultado sobre cómo repercute el aislamiento preventivo social y obligatorio, Gerardo precisó que “si bien nosotros hace un tiempo venimos aislados del resto para evitar cualquier tipo de contagio y problema en ella, esta situación nos desfavoreció por los controles. Muchos de los controles se suspendieron, solamente se hace lo esencial. Los controles cardiológicos, que hacíamos una vez por semana o cada 15 días, ahora los hacemos cada tres semanas y los análisis de laboratorio una vez al mes. “Esos son controles de manera presencial, donde no hay una entrevista o una devolución del médico. Se entra, se hace el control y nos retiramos rápidamente hacia el domicilio, que está  frente al Hospital”.

“Tenemos las charlas y controles para sacarnos alguna duda o recibir la devolución del médico sobre su estado, por  videoconferencia .Después se entra al sistema del Hospital Italiano donde suben el informe por escrito, con la firma y el aval del médico”.

La emergencia sanitaria por el Covid-19  “nos ha desfavorecido –comentó el papá- porque ella es una paciente asintomática y no demuestra cambios o síntomas de su insuficiencia cardíaca severa, sólo manifestará algo cuando sea de gravedad o haya un deterioro importante. Mientras tanto sigue un proceso interno y la única forma de detectarlo es mediante ecocardiogramas y laboratorios”.

Gerardo agregó que siguen recibiendo contención y atención respecto de la situación de la niña por parte del Hospital Italiano y con una buena respuesta de la obra social “adaptándose ambas instituciones a esta nueva situación y nueva disposición para que los pacientes en el hospital puedan tener la atención necesaria”.

El papá de la niña que espera por su ángel donante, sostiene que en lo personal es llevar la situación día a día. “Por suerte ella está bien y está fuera del hospital. Hay situaciones aún más complejas, que gracias a Dios nosotros aún no estamos viviendo. Lo triste de esto es el desgaste que provoca el paso del tiempo y no llegar a ese ángel donante que tanto necesitamos, por una cuestión que es muy difícil por edad, tamaño físico. Cuesta saber entender y pasar todos los días en esa esperanza y esa fe”.

Las fuerzas de estos jóvenes padres muchas veces flaquean. “A veces uno se quiebra y el otro lo levanta, es una rueda, pero acá estamos y vamos a seguir hasta lo último que podamos con fe y esperanza de que pronto llegará el trasplante”- afirmó Gerardo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here