Los precios de los combustibles subirían alrededor de un 7% promedio a partir de la semana próxima, aunque todavía no hay una confirmación oficial.

Las compañías petroleras hablan de un aumento pendiente del 15%, pero asumen que eso no se podrá trasladar de inmediato. “Menos de la mitad”, explicaron funcionarios, lo que situaría el aumento en alrededor del 7%. Ese promedio suele tener distinta aplicación. En general, los combustibles “premium” suben más.

Los precios de las naftas no se modifican desde el 1° de diciembre de 2019. Las modificaciones posteriores fueron por tributos o costos de biocombustibles, pero no en los márgenes de las empresas.

Con la tarifas de luz y gas congeladas, será el primer movimiento de productos energéticos de esta gestión. En los mandatos de Cristina Fernández, los aumentos de combustibles eran una constante, en especial desde que se expropió y se estatizó.

El precio del barril de petróleo crudo Brent, que se utiliza como referencia en la Argentina, también está en alza. Y su comportamiento podría decidir el tiempo de comunicar el aumento local.

El decreto que promulgó el “barril criollo” -un precio “sostén” para la producción local- establecía que ese piso podía derogarse si el Brent cotizaba más de 10 días por arriba de los US$ 45. Eso vino pasando en las últimas jornadas. Si se cumple una decena de días del Brent en aumento, el “criollo” podría quedar sin efecto.

La suspensión del “barril criollo” habilitaría a las productoras a tratar de cobrar más caro sus producto. Y si los refinadores -los que transforman el petróleo en combustible- cuentan con márgenes, también podrían afrontar esa erogación, según entienden en la industria.

Sergio Affronti, CEO de YPF, habló con el ministro de Economía, Martín Guzmán, sobre el aumento. Unos días antes, lo había reclamado Guillermo Nielsen -presidente de YPF- por la radio. La jugada fue sincronizada, y hasta contó con el aval del presidente Alberto Fernández, explica Clarín.

La mayor oposición al incremento de las naftas venía por parte de Cristina Fernández de Kirchner. Pero la vicepresidenta escuchó a Miguel Galuccio (dueño de Vista, y ex presidente de YPF), y sus ideas sobre mejoras en los ingresos para YPF y la industria.. El empresario tiene un acceso privilegiado al oído de la ex presidente.

El secretario de Energía, Sergio Lanziani, no participa de la toma de decisiones. Su salida de ese cargo es considerada como inevitable para la mayoría de los funcionarios vinculados al sector.

Las ventas de combustibles están en caída por el aislamiento. Solo hubo una recuperación -y en algunos casos, hasta mejoría interanual- en ciertos bolsones del campo que consumen gasoil.

La inversión en energía está en su mínimo desde 2011.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here