Los líderes del G7, los países más industrializados y ricos del mundo, coincidieron este jueves en la necesidad de que las siete potencias cooperen para hacer frente a la pandemia del nuevo coronovirus, informaron fuentes oficiales.

«Los líderes del G7 acordaron mantener su compromiso a la hora de adoptar cualquier medida necesaria para garantizar una respuesta global coordinada a esta crisis sanitaria», señaló la Casa Blanca en un comunicado.

Los siete países también abogaron por adoptar medidas para lograr «una recuperación robusta y sostenible» tras la «calamidad humanitaria y económica» generada por la COVID-19 en todo el mundo.

Para ello, estas naciones resaltaron la necesidad de «compartir» investigaciones «relevantes» relacionadas con el brote.

Por su parte, el Gobierno británico sostuvo que, además, todos los líderes coincidieron en señalar la importancia de desarrollar una vacuna para poner fin a la crisis.

«Acordaron que el rápido desarrollo y producción de tratamientos contra el coronavirus, así como de una vacuna, serán cruciales para frenar la propagación del virus», detalló Downing Street en un comunicado.

Discrepancias en cuanto a la OMS

Los británicos, no obstante, no hicieron referencia a la necesidad de abordar una revisión de la Organización Mundial de la Salud, un punto que, según el gobierno estadounidense, habría tenido un gran protagonismo durante el encuentro virtual de los siete dirigentes.

«Los líderes reconocieron que las naciones del G7 contribuyen anualmente con más de 1.000 millones de dólares a la Organización Mundial de la Salud y buena parte de la conversación se centró en la falta de transparencia y la mala gestión crónica de la pandemia por parte de la OMS», aseguró la Casa Blanca, que no detalla que se produjera ningún tipo de consenso en esta cuestión.

Steffen Seibert, portavoz de la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que Berlín no está de acuerdo con este punto, según un comunicado divulgado por AFP.

«La canciller enfatizó que la pandemia solo podría superarse con una respuesta internacional fuerte y coordinada (…). En este contexto, ella expresó su pleno apoyo a la OMS».

Londres no hizo mención alguna a que en el transcurso de la conversación se hubiera discutido sobre esta organización vinculada a las Naciones Unidas.

La reunión tuvo lugar después de que el presidente Donald Trump anunciara el pasado martes su decisión de suspender la aportación estadounidense a la OMS, a la que acusa de haber gestionado mal la crisis sanitaria por tener un claro «sesgo» en favor de China, a la que EE.UU. acusa de haber ocultado información durante el origen del brote, que tuvo lugar en Wuhan.

Esta decisión ha sido recibida con rechazo por parte de gran parte de la comunidad internacional, mientras que el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien la semana pasada pidió no politizar la pandemia, se ha mostrado abierto a una revisión de su gestión una vez superada la crisis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here