Como dijo el ministro del Interior, Eduardo «Wado» De Pedro, los gobernadores están de acuerdo con mantener la cuarentena obligatoria después del domingo, pero en esta oportunidad flexibilizarían algunas actividades más que la Nación. Es, sobre todo, en respuesta a la presión de intendentes de zonas sin contagios y de sectores empresarios pequeños y chicos que reclaman la apertura física de locales en barrios o localidades de menos de 10.000 habitantes.

El ministro del Interior, Eduardo ‘Wado’ de Pedro, afirmó que “los gobernadores están de acuerdo con mantener la cuarentena” más allá del domingo 26, cuando vence el aislamiento social, preventivo y obligatorio establecido por el gobierno nacional, y precisó que el presidente Alberto Fernández está en “permanente consulta” con cada uno de los mandatarios provinciales para ir determinado los pasos a seguir frente a la evolución de la pandemia de coronavirus.

“El concepto cuarentena sigue: la protección, las medidas, el distanciamiento, la protección a nuestros adultos mayores que son las personas que más tenemos que cuidar, ese concepto sigue. Lo que vamos a hacer es ir definiendo día a día, qué actividades van a ir comenzando a funcionar”, precisó el funcionario nacional.

De Pedro aclaró, no obstante, que, “para esto, se requiere un protocolo de salud y eso es lo que hacen los expertos”. En ese marco aclaró que “hay un proceso claro y es que cada gobernador tiene que solicitar a la Jefatura de Gabinete el listado de las actividades, junto con su protocolo”.

El hilo conductor es que la cuarentena seguirá siendo estricta en las ciudades grandes y la abrirán en los lugares con menos población y sin casos de contagio, poniendo especial énfasis en que no haya ingresos desde otras localidades.

Entre Ríos, Jujuy, Catamarca, Formosa y La Pampa porque no tienen casos o porque el número de contagios es bajo, son las provincias mejor posicionadas para una flexibilización gradual de la cuarentena. Un trabajo de la consultora Abeceb plantea que estas jurisdicciones tienen mayor capacidad de respuesta a la crisis porque se encuentran menos afectadas y por su estructura productiva (incidencia de la administración pública), económica y política, lo que podría derivar en menor rigidez en las medidas.

Por su parte el ministro de Salud, Ginés González García, dijo que el aislamiento social, preventivo y obligatorio establecido por el Gobierno nacional para desacelerar los contagios por coronavirus «va a seguir» después del 26 de abril «sólo que con características distintas», con aperturas «en distintos lugares del país».

De todas formas, el funcionario advirtió que, en el caso de que lleguen a «cambiar las condiciones de cada jurisdicción, si empiezan a duplicarse los casos y hay más mortalidad, volveremos a esta receta inicial que nos dio tan buen resultado».

González García mencionó que primero «vamos a empezar por geografía, charlando con cada jurisdicción, por nivel epidemiológico y nivel de circulación o no del virus», para focalizar eventuales aperturas en el aislamiento a partir del próximo domingo.

«El transporte es decisivo en la explosión que tuvo en algunos lugares la pandemia, como en Nueva York», por esto «tenemos que ser muy restrictivos con el tema y no permitir viajes interjurisdiccionales», sostuvo González García.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here