Los beneficios del papel reciclado

0

El 17 de mayo es el día mundial del reciclaje, una fecha clave para marcar la búsqueda de la sostenibilidad de nuestras acciones. Creada por la UNESCO para celebrar la importancia del reciclaje en la preservación de los recursos primarios del planeta, su objetivo es concienciar sobre la economía circular y animar a gobiernos, empresas y ciudadanos a reciclar más.

Para la mayoría de la gente, el valor del reciclaje está claro: menos desperdicio y un uso más eficiente de los limitados recursos del planeta. Pero, aunque muchos entienden las ventajas básicas de separar los residuos y enviarlos a reciclar, aún queda mucho por hacer para difundir los numerosos beneficios del reciclaje y promover acciones eficaces para aumentar las tasas de reciclaje.

Los secretos del papel, el “eco guerrero”

Cuando el tema es el reciclaje, hay un material que destaca: el papel. Con una tasa de reciclaje actual del 70,3% en Brasil y del 74% en Europa, superando a América del Norte (66%) y Asia (54%), es uno de los materiales más sostenibles del mundo. Considerando que existe una tasa máxima teórica de reciclaje del 78%, debido al papel “retenido” en productos de uso prolongado, como libros, documentos archivados, etc., o utilizado en productos no reciclables, como el papel sanitario, el 70% es ya una tasa de reciclaje muy buena. Profundice en el proceso de transformación del papel usado en papel nuevo y encontrará una serie de datos que hacen que el papel reciclado sea aún más atractivo1.

El papel es altamente reciclado y es una materia prima importante para la industria papelera. En 2019, los 4,9 millones de toneladas de papel utilizados como materia prima en la fabricación de papel nuevo correspondieron al 46% de la fibra utilizada en Brasil2.

El papel no puede reciclarse indefinidamente, ya que las fibras se vuelven demasiado cortas y desgastadas para ser útiles en la creación de una nueva hoja de papel. Además, la producción no puede basarse únicamente en la fibra reciclada, ya que no es posible recoger todo el papel usado para el reciclaje.  Así, el ciclo verdaderamente sostenible en la producción de papel nuevo depende de la combinación de la fibra reciclada con las fibras nuevas procedentes de árboles cultivados.

Un campeón mundial

Una gran historia de éxito del papel reciclado está en los envases. Con la pandemia acelerando el cambio a las compras en línea, en los últimos dos años ha habido un gran aumento en la demanda de envases de papel y cartón. Según la investigación de Nielsen, las ventas del e-commerce brasileño alcanzaron los $53,4 mil millones de reales en el primer semestre de 2021, un récord, y crecieron un 31% en comparación con el mismo periodo de 2020.

Un informe de 2019 de Smithers también encontró que, incluso antes de la COVID-19, el mercado mundial de envases de cartón ondulado estaba creciendo más rápido de lo esperado, ayudado por la explosión del comercio electrónico y los desarrollos en las tecnologías de impresión digital.

La excelente noticia sobre los envases de papel y cartón es que su tasa de reciclaje a nivel mundial (83%), es incluso superior a la de otros tipos de productos fabricados con celulosa. Esto lo convierte en el material más reciclado del mundo, más que el metal (80%), el vidrio (75%) y el plástico (42%).

Cambiando actitudes y comportamientos

Además de su altísima tasa de reciclaje, los envases de cartón tienen otra importante ventaja: a la gente le gustan. La encuesta Two Sides Trend Tracker de 2021 reveló que el 54% de los encuestados de 12 países prefieren los envases de papel porque creen que son mejores para el medio ambiente. Cuando se les pidió que eligieran su material de envasado favorito en función de una serie de atributos ambientales, visuales y físicos, los encuestados indicaron que el papel y el cartón eran sus preferidos de un total de 10 sobre 15. Las cifras clave incluyen que el 76% prefiere los envases de papel porque son compostables, el 54% porque son mejores para el medio ambiente y el 51% porque son más fáciles de reciclar3.

La gente también es cada vez más consciente de los valores relacionados con la responsabilidad ambiental de las empresas de las que son clientes, y los envases son uno de los indicadores más claros de sostenibilidad.

Una encuesta desarrollada en colaboración con la National Retail Federation (NRF), entrevistó a cerca de 19 mil consumidores de 28 países (incluido Brasil) y mostró que el 57% de los entrevistados están dispuestos a cambiar sus hábitos de compra para ayudar a reducir el impacto ambiental negativo. Según el estudio, el 70% de estos compradores que valoran el propósito y pagan un 35% adicional del coste inicial por las compras sostenibles, como los productos reciclados o ecológicos4.

Los gobiernos y las empresas harían bien en seguir el ejemplo de sus propios ciudadanos y clientes. “Tenemos que ver el desperdicio como lo que realmente es: un recurso perdido”, dice Erik Solheim, exjefe del programa de medio ambiente de la ONU. “Ya no hay lugar en nuestro planeta para los productos que solo se usan brevemente y se tiran. Debemos asegurarnos que la obsolescencia programada sea cosa del pasado. Es hora de que los países del mundo aumenten drásticamente las tasas de reciclaje si queremos salvar este planeta”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here