Ley de Boleta Única Papel: transparencia, eficiencia y equidad electoral

0

Por Alan R. Clutterbuck (*).- Es bueno celebrar que hace unos días atrás hemos podido votar nuevamente en democracia para elegir a nuestros representantes. También es bueno aprovechar que nuestro foco de atención está puesto en las cuestiones político-electorales, para recordar que podemos seguir mejorando la calidad de nuestra democracia y votar mejor, con un sistema más transparente, más eficiente, mas económico, que brinda mayor equidad como lo es la boleta única papel.

El sistema político electoral argentino padece de ciertos problemas de larga data y numerosas organizaciones de la sociedad civil han venido impulsando reformas para hacerle frente a estas falencias. Una de estas falencias es la forma en la cual emitimos el voto usando la famosa boleta partidaria, un sistema obsoleto que es usado por sólo 16 países en el mundo. Nuestro país debería aprobar una ley que promueva la adopción del sistema de Boleta Única Papel, un sistema que con distintas variantes ya ha sido utilizado exitosamente en Santa Fe y en Córdoba, que es utilizada hace tiempo por los argentinos que viven en el exterior y las personas que votan en las cárceles, y que presenta numerosas ventajas.

La boleta única papel resultaría en una mejora cualitativa del sistema electoral argentino, ya que otorga mayor transparencia, eficiencia y equidad. Por un lado, le asegura al ciudadano que siempre va a poder elegir a la persona o partido que quiera votar, ya que las autoridades de mesa le entregan una boleta donde figura toda la oferta electoral para que pueda marcar allí su preferencia. Se acaban con la boleta única papel la destrucción, adulteración, los faltantes y el robo de boletas y las prácticas como el denominado “voto cadena”.

Es además un sistema mucho más equitativo para los partidos políticos, ya que posibilita que puedan competir de una forma mucho más transparente y justa. Todos los partidos van a estar siempre representados en la boleta única y se eliminan por lo tanto los esfuerzos que tienen que hacer, sobre todo los partidos mas chicos, para asegurar la presencia y reponer sus boletas en los cuartos oscuros.

El sistema posibilitaría además un ahorro importante de recursos, estimado en al menos $ 3.000 millones, fundamentalmente al reducir la necesidad de imprimir varios padrones electorales de boletas. En un contexto de crisis económica este ahorro permitiría, por ejemplo, financiar la compra de más de 3 millones de vacunas o pagar 600 mil Asignaciones Universales por Hijo.

Es además un sistema mucho mas sustentable ya que ayuda a la preservación del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático al reducir sustancialmente el uso de papel, energía, tintas, etc. ya que con el sistema actual en cada elección se imprimen millones de boletas que terminan en su gran mayoría en la basura.

En los últimos tiempos se han presentado varios proyectos para impulsar el cambio del sistema de votación, entre ellos uno impulsado por un grupo plural y diverso de legisladores nacionales que participan de RAP (Red de Acción Política – Asociación Civil) quienes desde hace años vienen trabajando en la generación de acuerdos sobre propuestas para fortalecer el sistema político electoral.

En marzo pasado, luego de varios meses de trabajo colaborativo un grupo de Diputados que forman parte de RAP presentaron en forma conjunta un proyecto de ley con la firma de nueve legisladores de distintos partidos (del oficialismo y de la oposición) proponiendo se adopte el sistema de Boleta Única Papel. Un tiempo después, el mismo proyecto ha sido presentado en el Senado de la Nación, con la firma de cuatro Senadores, dos del oficialismo y dos de la oposición. Es interesante destacar que si bien en este grupo de legisladores había preferencias diversas con relación al tipo de Boleta Única a utilizar (electrónica, boleta única “única” o boleta única múltiple por tipo de cargo), el grupo
acordó que era importante impulsar un acuerdo sobre un sistema y que cualquiera de estos sistemas de boleta única implicaba una mejora sustancial respecto del actualmente utilizado de boleta partidaria. El grupo optó mayoritariamente por una versión modificada del “modelo cordobés” por el cual se propicia la adopción de un sistema con una sola papeleta para todas las categorías nacionales, y el objetivo buscado es que el proyecto se ha discutido en el Congreso, y que se apruebe la adopción de la boleta única papel.

Asimismo en las últimas semanas hemos visto como se ha formado un espacio colectivo integrado por varias de las principales organizaciones de la sociedad civil del país, que han decidido aunar esfuerzos para (i) difundir y buscar concientizar a la sociedad de los múltiples beneficios que implicaría adoptar el sistema de boleta única papel frente al de boleta partidaria, y (ii) sumar la adhesión de Diputados y Senadores de todos los partidos de forma de lograr que el Congreso de la Nación trate el tema y apruebe la adopción del sistema de boleta única papel para las elecciones a nivel nacional a partir del 2023.

Estamos convencidos de las bondades ya comentadas de la boleta única papel. Estamos convencidos también que además de contribuir a tener un sistema electoral más transparente, eficiente y equitativo, una iniciativa que cuenta con un nivel de consenso plural sería tomada positivamente por la sociedad en su conjunto como una muestra que, aún en un país con altos niveles de confrontación, es posible que políticos de diferentes partidos puedan dialogar, trabajar en forma conjunta y generar acuerdos básicos que propicien el fortalecimiento de la democracia y sus instituciones.

(*) Director General – CEO
RAP – Red de Acción Política

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here