Nogoyá.- Esta imagen fue tomada ayer en el kiosco de 25 de Mayo y Caseros de la
ciudad de Nogoyá (donde también se vende Paralelo 32). Bastó saber que
habían llegado cigarrillos para que una cantidad de fumadores ansiosos,
algunos quizás en abstinencia forzada, se despreocuparan de todo protocolo
para lanzarse presurosos hacia aquel lugar tradicional que hace esquina con la
plaza central y esperar sin quejas en una cola.

Habitualmente se podía comprar cigarrillos por cartones en este comercio, pero
es probable que su propietario se haya visto en la necesidad de racionalizar la
entrega para satisfacer a más clientes. Averiguarlo hubiese significado tener
que franquear una larga cola de fumadores nerviosos que no estaban
dispuestos a soportar a los colados.

Esta es otra postal típica de la pandemia 2020, con una escena que sin dudas
se repite en todas las localidades del país y seguirá repitiéndose, porque las
tabacaleras estuvieron paradas un mes y medio y comenzaron a trabajar el
lunes 11. Ahora tendrán que reabastecer los stocks de sus clientes a lo largo y
ancho del país, pero también el de los de 9 millones de fumadores del país que
querrán hacer reservas personales para no correr nuevos riesgos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here