La UADER distinguió a Héctor Motta como Doctor Honoris Causa

0

El dirigente entrerriano, oriundo de Crespo donde nunca dejó de residir y caminar sus calles, recibió de la casa de estudios la máxima distinción académica, en reconocimiento a una trayectoria de 60 años que ha contribuido fuertemente al desarrollo productivo provincial. La ceremonia tuvo lugar en la Escuela de Música de Paraná, con presencia de autoridades universitarias y de gobierno; y referentes de diversos sectores de la actividad pública y privada.

Héctor José Bernardo Motta Deppen, tal su nombre completo, recibió el miércoles 28 de septiembre el título de Doctor Honoris Causa por la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER), que resolvió reconocer de este modo la trayectoria del empresario y dirigente entrerriano, oriundo de Crespo, en cuanto ha contribuido fuertemente al desarrollo productivo, social y económico de la provincia.

La máxima distinción académica de la casa de estudios fue otorgada en una ceremonia que tuvo lugar en el Auditorio “Prof. Walter Heinze” de la Escuela de Música, Danza y Teatro de Paraná, encabezada por el Rector, Abog. Luciano Filipuzzi, y acompañada por un gran número de familiares, allegados, amigos, autoridades universitarias, representantes del arco político y de diversos sectores de la actividad pública y privada, entre otros.

La Resolución CS Nº176-22, mediante la cual UADER formalizó el otorgamiento de esta distinción, resalta que “la gran labor y la renombrada trayectoria del Lic. Motta en el ámbito empresarial regional, nacional e internacional, genera en la provincia de Entre Ríos el inicio de un innegable impacto positivo económico y social, marcando un antes y un después de sus acciones productivas”.

Al referirse a este reconocimiento, Filipuzzi dijo sentirse “muy contento” por haberlo concretado. “Desde la mañana no he parado de contestar mensajes y atender a los medios que han llamado por todo lo que Héctor genera, es increíble”, expresó.

El Rector puso de relieve el acompañamiento en el acto de representantes de UNER, UCA y UCU, “lo cual implica que de algún modo convalida este doctorado todo el esquema universitario de la provincia, no sólo UADER”.

Después de repasar los mecanismos mediante los cuales la Universidad determina el otorgamiento de una distinción de este tipo, Filipuzzi indicó que “este doctorado surgió por un pedido de las tres facultades que tienen sede en Crespo: Ciencia y Tecnología, Ciencias de la Gestión y Ciencias de la Vida y la Salud, ésta a través de la Escuela Técnica”. Agregó que “en todas las instancias del proceso la propuesta fue acompañada en forma unánime por todos los claustros”. Y agradeció a la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales por ceder el espacio para la realización del acto.

“Este título es un símbolo, porque en la Universidad tenemos la responsabilidad de marcar valores, principios y actitudes que queremos resaltar, hacia afuera y hacia adentro”, manifestó el Rector y repasó aspectos de la persona de Motta: “Es un reconocimiento a su trayectoria, a una forma de vida. En él se conjugan muchas cosas además de lo académico. Es alguien que estuvo comprometido con la UADER desde un principio. El Instituto Tecnológico Universitario (ITU) que tenemos en Crespo, es hijo suyo. Como empresario, quiero destacar su preocupación por la innovación tecnológica y la sustentabilidad. En lo social, está involucrado en todas las asociaciones y cámaras. Pero sobre todo, destaco lo humano, es una persona humilde, de buena madera”.

Para cerrar su intervención, Filipuzzi señaló más cualidades del crespense: “Todas las personas allegadas con las que hablé, resaltan que siempre está marcando la iniciativa, dando ánimo para seguir. Especialmente, me sorprende el vínculo con la juventud, que se expresa en la cantidad de agrupaciones estudiantiles que nos pidieron estar en este acto”.



Por su parte, Motta tomó la palabra con visible emoción: “Se me vienen a la mente un millón de cosas. Qué mejor que recordar en este momento especial a aquellos inmigrantes de mi familia que vinieron a dedicarse a la agricultura y nosotros pudimos darle continuidad a esa laboriosidad (…) Han sido gente de trabajo y siempre nos inculcaron que había que estudiar y trabajar”.

Motta dijo sentirse “orgulloso de haber nacido y de vivir en Crespo; somos cuna de emprendedores y nos hemos imaginado cómo afrontar la vida aún en las dificultades más extremas. Hemos crecido armónicamente pero no tenemos que olvidarnos de esas dificultades y de las oportunidades. Si van para allá, encontrarán gente que trabaja, ese es el secreto del éxito”.

El empresario repasó nombres de “hombres que me dieron una mano en momentos donde no sabía para dónde ir y son artífices de lo que soy, como el contador Jorge Folmer, el escribano Guillermo Seri, D’Agostino, Alfredo Gómez Morales, Robledo”, entre otros. E instó a los estudiantes de UADER a que “abracen su carrera, el mejor regalo, la mejor herramienta que les pueden brindar es el futuro que la Universidad les entrega”.

En una larga alocución, donde fue marcando momentos importantes de su trayectoria, Motta dejó apreciaciones sobre diversos aspectos:

“Siempre tuve la visión de lo que era una cadena de valor, de interpretar los silencios que se producen y encontrar respuestas en la imaginación, la investigación, la invención permanente, para que los desperdicios se puedan transformar en cosas útiles”, dijo y añadió: “Hemos mantenido un compromiso sostenido con el país, pero también con la región. Sin desarrollo no hay crecimiento. Complementarse con el Estado es fundamental para la generación de riqueza”.

Después de mencionar de modo especial la Reforma de la Constitución en Entre Ríos, de la que fue protagonista, sentenció: “Hay que preparar y construir equipos. El trabajo es condición indispensable en la vida del hombre. Ganarse el pan con el sudor de cada día sigue teniendo vigencia, es lo que debemos inculcar”.

Para cerrar, Motta consideró que UADER “se está poniendo a la vanguardia de convocar a la juventud para que se movilice, sabiendo que más que un título cuentan con una oportunidad. Es requisito fundamental para el progreso la formación universitaria; y hay que adecuar los programas de estudio a las exigencias de la globalización”.

“Mi agradecimiento eterno a la UADER por esta distinción, es un honor y una emoción muy profunda, pero también un compromiso permanente sabiendo que ahora seré más observado”, concluyó.

Cabe destacar que Motta inició sus actividades en la década de 1950 con un fuerte optimismo sobre la producción agrícola y la inserción de los productos regionales en el mercado internacional. Poco a poco, constituyó una organización empresarial que comparte los valores regionales y se fundamenta en los esfuerzos mancomunados para el desarrollo económico nacional. Además, el crespense es pionero en la generación de valor agregado en los productos aviares, con una mirada basada en la sustentabilidad.

Motta se desempeña actualmente como profesor de Contabilidad y es máster en Innovación y Desarrollo Empresarial por la Universidad de Salamanca (título que obtuvo a sus 77 años). Es co-fundador de la Bolsa de Comercio de Entre Ríos, propulsor de la Unión Industrial de Entre Ríos (UIER) y ha sido tesorero de la UIA, presidente de la Federación Avícola de Entre Ríos, la Cámara de Productores Avícolas de Argentina y la Asociación Latinoamericana de Avicultura.

Durante la ceremonia se compartió una producción audiovisual con testimonios de familiares y personas vinculadas a su entorno laboral.

Además, Motta recibió numerosos obsequios de instituciones, entidades y empresas que quisieron sumarse a la distinción académica. Entre otros, se hicieron presentes el intendente de Nogoyá, Rafael Cavagna; el intendente de Crespo, Darío Schneider; la intendenta de Conscripto Bernardi, Marina Canteros; el viceintendente de Federal, Rubén Wetzer; el intendente de Racedo, Julio Demartin; el presidente de la Bolsa de Comercio de Entre Ríos, Alcides Balla; el presidente del Consejo Empresario de Entre Ríos, Héctor Fratoni; el presidente de la Unión Industrial de Entre Ríos, Gabriel Bourdin; por el Espacio Entre Ríos 2050, Luis Egidio Jacobi y Daniel Silvano Rodríguez; el secretario de la Cooperativa Aranguren, Gonzalo Salgado; el presidente del Parque Industrial de Crespo, Hernán Fontana; y el presidente de la Cooperativa Avícola de Entre Ríos, Lucas González Pesoa. En tanto, el presidente de la Unión Industrial Argentina, Daniel Funes de Rioja, envió una salutación mediante un video.

Asimismo, se contó con la presencia de los decanos y decanas de las facultades de UADER.



Aspecto humano

A la par de su faceta de hombre con una clara visión estratégica, desde el discurso del rector Luciano Filipuzzi hasta las expresiones que se repitieron en el recinto aquella noche, hubo un reconocimiento a su aspecto humano. Lo resumió muy bien el prestigioso catedrático de la Universidad de Salamanca (España), donde Motta obtuvo su maestría en emprendimiento e innovación, Dr. José Carlos Sánchez Romero. El profesor destacó las cualidades de su pupilo como estudiante, y al abordar su faceta humana lo describió “cordial, cercano, próximo a los demás, una persona muy delicada en el trato con la gente”.

Honoris Causa

Vale mencionar que con el de Motta, son 14 los títulos de Doctor Honoris Causa otorgados por UADER a lo largo de su historia. El empresario se suma de este modo a Carmen Argibay, Eva Giberti, Domingo Liotta, Mercedes Colombo, Estela de Carlotto, Baltasar Garzón, Antonio Torrejón, Horacio González, Víctor Heredia, Alicia Stolkiner, Quino, Rita Segato y Teresa Parodi. El crespense es el tercer entrerriano de la lista (junto a Liotta y Colombo).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here