La renegociación de la deuda en dólares permitió un ahorro de 500 millones de pesos para Salud

0

El ministro de Economía, Hacienda y Finanzas, Hugo Ballay, ocupa un rol importante en el gabinete del gobernador Gustavo Bordet, como guardián del presupuesto del Estado provincial. Desde su cargo monitorea los fondos que van a todas las inversiones, fondos, subsidios y planes que la provincia tiene en desarrollo o debe poner en marcha. Al explicar la actual situación económica, financiera y presupuestaria del Estado entrerriano, Ballay destacó en diálogo con Paralelo 32: “El primer trimestre sostuvo valores similares a los presupuestados con una situación que ya se venía viviendo en los últimos meses del año pasado. Es muy positiva esta recuperación pero tenemos todavía el impacto muy fuerte del semestre ‘del medio’, de marzo a septiembre del año pasado. Resaltamos siempre el apoyo obtenido del gobierno nacional en ese período, que permitió continuar el cumplimiento de los compromisos pero en una situación financiera bastante complicada”.

Deuda renegociada

– Hubo una cuestión muy delicada que fue la renegociación de la deuda en dólares con operadores internacionales, tomada en la gestión anterior. ¿Cómo se resolvió?

— En agosto del año pasado, en plena crisis por la pandemia, propusimos al gobernador no cumplir el pago de intereses. Y previamente indicar a los inversores la predisposición de entablar una negociación para reestructurar la deuda. Se mantuvo ese diálogo y negociación permanente, con algunas sorpresas, porque fuimos la primera provincia argentina a la que los tenedores principales de deuda, que representaban el 63%, iniciaron una demanda en los tribunales de Nueva York. Pero continuamos en diálogo y llegamos, después de mucha renegociación, a la reestructuración que hoy es un hecho concreto”.

Ballay describió los términos de la renegociación:

• Pago en efectivo de 23 millones de dólares, 60% de lo que se adeudaba en agosto y en febrero de este año; el 40% restante se incorporó al capital de deuda.

• Rebaja de tasas de interés: la tasa anterior era del 8,75%, bajó por debajo del 7% en el promedio de toda la vida útil del bono. Para los vencimientos de 2021 y 2022 bajará más, al 5%. La tasa final (promedio) quedará en 8,25%.

• Ampliación del período de pago del capital: desde 2023 a 2025, se alargó al período 2023 a 2028.

Parte de la deuda se trasladó a los municipios que pudieron realizar obras. “La gran mayoría decidió aceptar y reestructurar en las mismas condiciones que la provincia”, subrayó Ballay.

– ¿Qué gestión va a pagar este crédito?

— Este tipo de endeudamiento a largo plazo lleva a esta pregunta y a la especulación política. Primero, en 2016 durante el primer año de la gestión de Bordet, notamos que la provincia tenía un fuerte peso de deuda a corto plazo. No es una crítica al gobierno anterior, es lo que permitía el mercado de capitales a las provincias. Se financiaba con letras en pesos a 60/90 días. Con el gobierno nacional abrimos el diálogo para ver herramientas financieras para reestructurar esa deuda por algo más programable y el gobierno nacional anterior llevó al endeudamiento internacional. Se armó una composición distinta del stock de deuda en pesos y en dólares. En 2023, el gobernador Bordet va a pagar en su último año de gestión. El vencimiento previsto era de 202 millones de dólares, con la reestructuración baja a 65 millones. Lo mismo en 2024 y 2025. Sin esa renegociación, hubiese sido insostenible el endeudamiento en pesos en los últimos cuatro o cinco años.

Crecer

– Las deudas siempre resultan más fáciles de pagar con la provincia creciendo. El tema es cómo se crece en una provincia y un país que, en la última década se mantuvieron estancados, cuando no hubo directamente retracción.

— Entre Ríos, como todas las provincias, depende de políticas del gobierno nacional. Con la particularidad de que el año pasado, en pandemia, fuimos de las provincias menos afectadas. El sector primario, la industria metalmecánica y demás, funcionaron sin inconvenientes y con algunos parámetros superadores a lo que había antes. El desafío es encontrar ese crecimiento y desarrollo, por lo que hemos acompañado a los sectores más afectados por la pandemia. Algunas líneas de crédito productivo se realizaron con el agente financiero a tasa subsidiada por Nación y Provincia. Tenemos tasas en el 9% en un trabajo conjunto con el ministro de Producción Bahillo. Tratamos de acompañar el crecimiento, cerrando el año pasado con un PBI 10% negativo, pero con una proyección para este año en 4,5 a 5% positivo.

Inversión en salud

– Con la renegociación de la deuda, se logró una diferencia de 500 millones de pesos que se incorporaron a Salud este año.

— El gobernador Bordet tomó la decisión, como se viene haciendo desde marzo del año pasado, de fortalecer Salud, Seguridad y Desarrollo Social. Se decidió detraer de ese ahorro, que es mayor a 500 millones de pesos, no solo al Ministerio de Salud sino a la demanda de todos los bienes de capital que Salud tenía relevados. Por ejemplo, la compra de 40 ambulancias, respiradores, tomógrafos, aparatos de rayos.

– ¿Cuánto le está costando a la provincia la emergencia sanitaria actual?

— En valores porcentuales, el año pasado destinamos un 40% más de lo que tenía originalmente el Ministerio de Salud.

– ¿Preocupa en las cuentas públicas la inflación que no baja?

— La proyección del presupuesto de este ejercicio la hicimos con los mismos parámetros de Nación, 29% de inflación. Hoy vemos poco probable ese porcentaje. Algunas estimaciones privadas con cierto respaldo nos dan una inflación apenas superando el 40%. Obviamente, nos preocupa. Por dos motivos: uno, porque realmente tenemos el desafío de la política salarial con los empleados de la provincia. Pretendemos resguardar los salarios mínimos. Pero también debemos atender nuestros recursos para que después podamos cumplir con lo que estamos ofreciendo. Muchas veces uno quisiera hacer un ofrecimiento mayor, pero no se lo permite la proyección de números para poder cumplir.

Inversiones

– ¿Para ir cerrando las cuentas, queda menos inversión en obra pública?

— A pesar de la pandemia y el 40% más destinado a Salud, se sostuvo la obra pública con financiamiento provincial como los planes de vivienda de IAPV. Semanalmente, hay noticias sobre aperturas de sobres, llamados a licitaciones, firma de contratos. Más allá de la situación puntual, con un primer trimestre que nos dio un poco de tranquilidad, enseguida viene este fantasma de la pandemia y el nivel de contagios, que afecta directamente a la actividad económica. Pero en conclusión, no se ha parado la obra pública ni se ha dejado de destinar los recursos que el Ministerio de Planeamiento nos solicita. También, hay que destacar que desde la DPV se han retomado obras importantísimas que estuvieron cuatro años detenidas, como ruta 18, ruta 6 y próximamente a reiniciar ruta 20.

(nota publicada en su totalidad en la edición del sábado 17 de abril)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here