El nivel de pobreza en el país ascendió al 42% durante el segundo semestre del 2020, con un aumento de casi siete puntos porcentuales respecto al mismo período del 2019. Así lo informo esta tarde el INDEC y precisó que la indigencia se ubicó en el 10,5% frente al 8% del año previo.

“El porcentaje de hogares por debajo de la línea de pobreza (LP) alcanzó el 31,6%; en estos residen el 42% de las personas. Dentro de este conjunto se distingue un 7,8% de hogares por debajo de la línea de indigencia (LI), que incluyen al 10,5% de las personas”, informó el Indec.

“Esto implica que, por debajo de la LP se encuentran 2.926.890 hogares que incluyen a 12.000.998 personas y, dentro de ese conjunto, 720.678 hogares se encuentran por debajo de la LI, e incluyen a 3.007.177 personas indigentes”, detalló.

“El ingreso total familiar promedio de los hogares pobres fue de $29.567, mientras la canasta básica total (CBT) promedio del mismo grupo de hogares alcanzó los $50.854, por lo que la brecha se ubicó en 41,9%, el valor más alto de la serie por quinto semestre consecutivo. De esta manera, no solo hubo un aumento en la incidencia de pobreza respecto del primer semestre de 2020, sino que la situación de las personas bajo la LP empeoró por la mayor distancia entre sus ingresos y la CBT”, indicó.

Si se analiza por edades, los datos actuales muestran que más de la mitad de los niños del país son pobres. La pobreza infantil ascendió en el segundo semestre a 57,7%, mientras que la indigencia en los menores llegó en este período al 15,7%. Se trata del rango etario más afectado en ambos indicadores.

Además, los promedios nacionales esconden fuertes diferencias entre las distintas provincias. En el aglomerado de Gran Resistencia (Chaco) es donde mayor proporción de personas pobres hay, con 53,6%, mientras que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires es la jurisdicción del país donde menos ataca la pobreza, con un 16,5%.

En el primer semestre del año anterior, la pobreza fue del 40,9% y la indigencia del 8,1%, aunque la medición correcta debe hacerse contra el mismo período del año previo. A fines del año pasado, la pobreza afectaba a 19,4 millones de personas, 3,2 millones más que antes de la pandemia. Se trata de la tasa más alta desde 2004, cuando llegó al 44,3 por ciento.

Para este año, el Gobierno prevé un crecimiento económico del 5,5% y una inflación del 29%, aunque el rebote podría ser mayor, pero la suba de precios rondaría entre el 40 y el 45%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here