La Mesa de Enlace de Entre Ríos se declaró en estado de alerta y movilización, ya que observaron “con profunda preocupación el anuncio del presidente Alberto Fernández de reabrir sólo de modo parcial las exportaciones de carne, hecho que significa puntualmente que continúan las restricciones a las mismas y que el gobierno no haya encontrado otro camino que la demagogia electoralista por encima de la producción”.

Las medidas anunciadas “no resolverán en absoluto el problema de fondo en relación al precio de la carne al consumidor, sencillamente, porque acciones como las decididas no van al corazón de la inflación, origen de todos estos males”, indicaron desde la Mesa de Enlace, que “ante esta nueva medida inconsulta e inconducente, nos declaramos en estado de alerta y movilización, analizando los próximos pasos a seguir”.

Los cupos de exportación “son una bomba interna que detona las bases productivas, desalienta la inversión, reduce o al menos inmoviliza el stock ganadero, provoca parálisis en diversos sectores del empleo y la economía y disminuye los ingresos de divisas por exportaciones”, precisaron.

En definitiva, “el origen del problema es la espiral inflacionaria indetenible de un gobierno que se muestra ineficiente. Intentar ocultar las raíces profundas del problema mostrando al campo como el villano del cuento, es como hacer un agujero en un barco para que salga el agua: a alguno podrá parecerle una buena idea, pero termina en naufragio”, señalaron.

Qué dice el decreto que suspende la exportación de «cortes populares» de carne vacuna

El Gobierno oficializó hoy la suspensión de la exportación de cortes cárnicos de consumo popular y brindó detalles de cómo se llevará adelante esa decisión, que tiene como fin asegurar el abastecimiento del mercado interno.

La medida se formalizó por medio del Decreto 408/2021, publicado este miércoles en el Boletín Oficial, a través del cual el Poder Ejecutivo busca «asegurar el abastecimiento nacional y la salud de la población con el acceso a los bienes producidos en el país y limitar la suspensión en el tiempo y en el alcance material de aplicación, para que las exportaciones y la inserción de los productos nacionales en el mundo pueda continuar con la mínima restricción posible».

«Suspéndase hasta el 31 de diciembre de 2021 inclusive, la exportación definitiva y/o suspensiva, con destino al exterior del país, de las mercaderías que se detallan en el Anexo que forma parte integrante del presente decreto», según el texto oficial. Entre los cortes alcanzados por esta decisión, se encuentran asado, falda, matambre, tapa de asado, cuadrada, paleta y vacío.

El Poder Ejecutivo aclaró que las mercaderías no alcanzadas por la suspensión, comprendidas en las partidas arancelarias de la Nomenclatura Común del Mercosur, correspondientes a carne de animales de la especie bovina, fresca o refrigerada y a carne de animales de la especie bovina congelada, podrán exportarse hasta alcanzar un cupo mensual que no podrá superar el 50 % del promedio mensual del total, de las toneladas exportadas de productos cárnicos por el período julio/diciembre de 2020.

Esta última disposición regirá hasta el 31 de agosto de 2021, prorrogable mediante resolución conjunta de los Ministerios de Agricultura y de Desarrollo Productivo, hasta el 31 de diciembre de 2021, «tomando en consideración las variaciones en los precios, la producción nacional y/o el abastecimiento del mercado interno», según el texto oficial. Ambas medidas alcanzan a toda la mercadería que, a la fecha de entrada en vigencia del presente decreto, no se encontrare cargada en un medio de transporte que hubiere partido con destino al extranjero, explicó el Gobierno.

Por su parte, Agricultura y Desarrollo Productivo tendrán treinta días -a partir de este miércoles- para elaborar un programa de estímulo y desarrollo de la cadena de la carne bovina con incentivos especiales para el corto, mediano y largo plazo.

Asimismo, el Decreto formalizó la creación, en el ámbito del Ministerio de Desarrollo Productivo, de la «Mesa de Coordinación del Sector Cárnico», con el objetivo de «realizar el seguimiento, análisis e intercambio de información que surjan de la aplicación de la presente norma, así como la cooperación para la promoción y el desarrollo de políticas públicas para la industria y el comercio de los productos cárnicos».

La Casa Rosada justificó la suspensión parcial de las exportaciones al señalar que «en materia de comercialización de los productos cárnicos de origen bovino, existen dificultades en las condiciones de abastecimiento de los consumidores y las consumidoras del mercado interno que impiden asegurar a los habitantes el razonable acceso a estos bienes, que son producidos íntegramente en el país y que integran la cultura y las costumbres de los argentinos y las argentinas».

«El aumento de los precios de la carne en el mercado internacional, evidenciado durante los últimos meses, implica una presión sobre los precios en el mercado interno por su condición de bien transable», advirtió. En ese sentido, consideró que «una de las causas centrales de dicha presión obedece a factores de oferta, a una producción estancada en el largo plazo, que en términos per cápita incluso ha decrecido en las últimas décadas».

A la vez, el Poder Ejecutivo señaló que en los últimos años «hubo un notable salto exportador que no fue acompañado en la misma magnitud por la producción, dando como resultado una escasez en el mercado local, la cual terminó presionando sobre los precios minoristas de la carne bovina y afectando su consumo interno».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here