“La inconducta social llevará al colapso sanitario” advierte el director del hospital de Nogoyá

1

Nogoyá.- Los nuevos casos de coronavirus en la ciudad de Nogoyá siguen en crecimiento. Pese a una nueva reunión del Comité de Emergencia Sanitaria (COES) realizada el día miércoles, las autoridades se limitaron a recomendar a la población la importancia del auto cuidado y no tomará medidas de retroceso en cuanto a habilitaciones y/o horarios de habilitación comercial.

Luego de ello, en la misma jornada el director del Hospital San Blas, Javier Ascúa, fue tajante en un comunicado que difundió a través del organismo que encabeza.

Relacionó las reuniones sociales indiscriminadas, con la escalada de casos positivos en el departamento Nogoyá. “Queremos evitar el colapso sanitario, pero la sociedad debe tomar conciencia de la situación compleja que vivimos” advirtió el profesional, previendo un escenario futuro preocupante.

Ascúa afirmó que la situación que se vive es crítica en toda la provincia y la ciudad no es ajena. Tal es así que el jefe de clínicas del nosocomio, el doctor Sergio Canova, manifestó que “en las últimas dos semanas se diagnosticaron más neumonías bilaterales que en los últimos 15 años, lo cual habla de la situación compleja que se vive”.

“Hoy como efectores de salud, nos preocupa sobremanera la situación que atravesamos y podemos afirmar que para nada hemos llegado al pico de la pandemia en lo local, sino que hoy estamos mejor de lo que vendrá la semana próxima y esto es causa de mal comportamiento que tenemos de nuestra sociedad, la cual no valora todo lo que se hace desde el sistema de salud y siegue como si nada pasara”, cuestionó el director.

Javier Ascúa, desde su visión no tiene dudas que la situación actual tiene un fundamento: “hoy con más de 50 casos activos, estamos viendo las consecuencias de 15 días atrás, entonces lo que pasó el fin de semana, con todas las reuniones multitudinarias que nos manifestó el Jefe de Policía, donde se elevaron 10 causas a la Justicia Federal y sumado a las reuniones familiares por el día de la madre, se verá reflejado a principios de noviembre”, afirmó Ascua.

Al parafrasear la situación que se vive en la ciudad, afirmó que “la sociedad en general viene siendo un mal paciente, porque si uno va al médico, le diagnostican un tratamiento y una serie de pautas, y no las cumplimos a rajatabla como debe ser, significa que estás haciendo todo mal y los resultados no serán lo óptimos”, insistió el profesional.

“Acá el paciente seria la sociedad entera, y nosotros como efector público de salud, les venimos diciendo desde hace más de tres meses, que la cuarentena no puede ser eterna, pero el distanciamiento social y las medidas de bioseguridad son la única estrategia que tenemos. Que las juntadas sociales no están para nada indicadas y van contra el tratamiento, lo cual esto me dice que, como pacientes, nos hemos comportado de forma pésima y que hemos hecho todo lo contrario de lo que el sistema de salud le recomienda” remarcó.

Sistema de salud del San Blas

Al hablar de la situación actual que se atraviesa, Javier Ascúa manifestó que la ciudad no tiene el sistema de salud saturado por ahora, pero que iremos en camino a eso si no tomamos conciencia. En otras localidades vecinas parecidas a la nuestra, la realidad es diferente y ya tienen saturado en sistema.

Y cuando decimos que el sistema de salud se preparó durante este tiempo, no es en lo edilicio como escucho decir por ahí, porque eso lleva 20 años y en seis meses no se puede hacer, pero sí tuvimos tiempo de preparar al personal en los cuidados personales, en cómo es la atención y tratamientos de personas positivas, en la desinfección de los espacios comunes, en la compra de insumos y materiales esenciales, en la refacción de consultorios respiratorios y en la organización interna del personal, donde tenemos una capacidad de acción limitada y preparada para atender una sociedad acorde a la población, pero si se enferman 1.000 personas juntas de afecciones respiratorias, no daremos abasto”, finalizó Ascúa.

En relación a la situación narrada por el funcionario de salud pública, se supo que el  uso de oxigeno en los últimos días se incrementó de manera notable en el nosocomio local.  Se invirtieron 360.000 pesos en tubos de oxigeno, justamente considerados como elementos vitales en la pandemia que transcurrimos.

Como información estadística, se conoció que cuando las atenciones eran normales en el hospital San Blas, el uso promedio de oxigeno rondaba las 7 u 8 unidades semanales, pero la época de Covid 19 hizo que estos números quedarán en la historia y se fuera incrementando semana tras semana. Las tres ambulancias de traslado que tiene el hospital, también cuentan con dos tubos de oxígeno cada una.

Entonces, si se compara el uso de este elemento esencial, “se pasó de adquirir 12 tubos por semana a adquirir casi 90 unidades en el transcurso de la semana actual, lo cual habla a las claras de la compleja situación que estamos viviendo. Un tubo de oxígeno tiene un costo de 4.000 pesos y el monto destinado para la compra y alquiler de 90 unidades para esta semana, ronda los 360.000 pesos”, informaron desde el efector.

La Jefa de Enfermería, Noelia Díaz, comentó que hoy se utilizan más tubos de oxígeno “por el aumento de pacientes que ingresan con afecciones respiratorias relacionadas, muchas de ellas al Covid 19. Algunos pacientes necesitan más o menos flujo y ahí varía el uso promedio”. “Por lo general, los pacientes que están en la fase aguda necesitan el uso de máscara de reservorio y eso conlleva la utilización de 3 tubos de oxigeno por día. Hay pacientes más estables, que utilizan un solo tubo por día. Por ejemplo, esta semana llegamos a tener 12 pacientes internados con oxígeno y se llegó a utilizar unos 25 tubos en un mismo día”, explicó Noelia Díaz.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here