La importancia de los hábitos saludables

0

(Colaboración Prof. Lic. Casiano Carballo)

Cómo adaptamos nuestra rutina para incorporar hábitos saludables es hoy un tema central para la actividad física. Ya que no solamente aporte beneficios en la prevención de múltiples enfermedades crónicas no transmisibles, sino que además en este tiempo, un sistema inmunológico fuerte trabajará de barrera ante el virus que hoy nos aqueja.

Para que se obtengan reales beneficios esta actividad debe hacerse diariamente, por lo menos durante 30 minutos, que pueden ser continuos o estableciendo pausas activas, de no menos de 10 minutos.

El ejercicio, es una sub categoría de la actividad física, en el que hay movimientos corporales repetidos, planeados y estructurados, y que se hacen para optimizar o mantener uno o más componentes de la condición o capacidad física. Siempre dirigido, periodizado y planificado por un Profesor y/o Licenciado en Educación Física.

Existe un consenso universal que relaciona nutrición adecuada con ejercicio, y este vínculo propicia liberación de estrés, desalentando otros hábitos nocivos (tabaquismo, sedentarismo, malnutrición, agresividad, ingesta excesiva de alcohol y/o de otras sustancias), una buena higiene personal, salud sexual, las horas de sueño, las adecuadas posturas, todo esto encaminado a adoptar un estilo de vida, acorde con la modernidad, que le permita a la persona, vivir con calidad.

No solamente para perder ese peso demás, sino también para disminuir la presión arterial, y reducir el riesgo cardiovascular y de todas las causas de morbimortalidad.

 Beneficios de mantener hábitos saludables y rutinas de ejercicio:

• Nivel óseo y articular: se producen mejoras en la composición ósea (cartílago, ligamentos, etc.), aumentando principalmente la vascularización y la retención de minerales.

• Nivel muscular: aumenta la cantidad de las proteínas en el músculo, fortaleciendo estructuralmente las fibras y tendones. Funcionalmente, hay una mayor fuerza y resistencia, mayor elasticidad y mejora de la coordinación motriz.

• Nivel cardiovascular: estructuralmente, se refuerzan las paredes del corazón. Aumento de glóbulos rojos, y el transporte de oxígeno. Disminuye la frecuencia cardíaca, por ende su actividad. Estando en reposo, evita la acumulación de sustancias negativas (grasa.

• Nivel respiratorio: aumento de la fuerza, resistencia y elasticidad en los músculos y órganos que intervienen en la respiración, amplía el volumen de la respiración.

•Nivel metabólico: aumenta el HDL (grasa buena) y disminuye el LDL (grasa mala), mantiene correctamente los niveles de glucosa.

• Nivel psicosocial: mayor bienestar general, descarga de tensiones; confianza en sí mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here