La Asociación Entrerriana de Oftalmología alerta sobre una campaña inescrupulosa

0

Crespo– El médico oftalmólogo Marcelo Dayer se suma en nuestra ciudad a la advertencia que inició a nivel provincial la Asociación Entrerriana de Oftalmología, de la que forma parte, a raíz de la incursión de “Anteojos Solidarios”. Se trata de una organización de la que poco se sabe, procedente de Buenos Aires, que realiza operativos de la vista, a los que anuncia como actividades de carácter social y usa para convocar al público las sedes de entidades gremiales. Allí reciben a la gente, le realizan una prueba médica y mediante el pago de una seña aseguran su anteojo para poder retirarlo a la semana. Estas situaciones fueron detectadas en Gualeguay y en Concepción del Uruguay. Hubo un intento de desarrollar una actividad similar en Hernández, pero finalmente no se concretó.

Dayer señala que no se sabe a ciencia cierta si “Anteojos Solidarios viene con un oftalmólogo o si hay un óptico trabajando, porque no se dejan controlar”. Explica que para ejercer la oftalmología en nuestra provincia hay requisitos muy rigurosos a cumplimentar, como la matriculación en la especialidad tras un examen y la revalidación, cada tanto, con lo cual estamos de acuerdo. “Por eso –indica-  si viene gente para hacer campañas queremos saber si tiene matrícula en nuestra provincia, tampoco sabemos si quien arma los lentes es un óptico. Es un procedimiento muy oscuro; encima hoy la tecnología permite que un técnico arme un lente porque aprende a marcarlo y lo hace el equipo que utiliza”.

Los oftalmólogos primeramente son habilitados para ejercer por el Ministerio de Salud de la Nación con la matricula nacional que les permite atender en Capital Federal. Pero a su vez, cada provincia matricula a sus oftalmólogos. “Ninguno de nosotros –explica- puede ir a Santa Fe a atender sin estar matriculado en esa provincia. Así pasa en todas las provincias. Lo mismo sucede con los ópticos a quienes se los habilita para atender en un determinado lugar. No pueden salir con su valija y atender por la provincia. Y un tercer punto, es que los ópticos no pueden recetar anteojos, si lo hacen deben ser denunciados penalmente por ejercicio ilegal de la medicina”.

Frente a esta campaña el profesional entrevistado, sostiene que “nos encontramos con que no tenemos el control real que debiera tener el Estado sobre esta situación. Ya que en este momento el Estado está ocupado con la pandemia nosotros estamos revisando que estas cuestiones se hagan en serio, lo mismo hacen los ópticos” -agrega.

“Esto –advierte- no es como cuando hace algunos años venía un camioncito y le regalaba los anteojos a la gente. No obstante, tuvimos que rehacer varios de esos lentes porque no había control post entrega, que los oftalmólogos siempre hacemos sin cargo porque forma parte del servicio que se brinda”.

Los oftalmólogos de la provincia quieren que se respeten las exigencias de Salud Pública, que si se hace una campaña el organismo esté avisado y la autorice. “No estamos en contra de esas campañas para ayudar a la gente, donde vienen, atienden y les regalan los anteojos.  ¿Quién puede estar en contra de eso? Es más, estamos en contacto con Salud Pública para reanudar nuestras campañas que fueron suspendidas por la pandemia. Lo que queremos evitar es que atrás de una mentada campaña solidaria haya un gran negocio. Están vendiendo supuestamente anteojos baratos a precios que tranquilamente los podrían comprar en una óptica”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here