Juntos por el Cambio busca sumar a espacios evangélicos para 2021

0

Por Matías Moreno (Política/Nación).- Con el objetivo de sumar adeptos para las legislativas de 2021 y obturar filtraciones por derecha, dirigentes de Juntos por el Cambio exploran posibles acuerdos con dos espacios opositores al Gobierno estrechamente ligados a sectores conservadores: Una Nueva Oportunidad (UNO) – incipiente fuerza que nuclea vertientes del movimiento evangélico-, y Valores para mi País -el partido de la exdiputada Cynthia Hotton-.

Tanto «duros» como «dialoguistas» de la principal fuerza opositora coinciden en un punto estratégico: la coalición necesita ampliar su base electoral para enfrentar al kirchnerismo en las urnas.

Por un lado, tienden puentes para reconquistar votantes «celestes» que, disconformes con Mauricio Macri por el impulso del debate sobre la legalización del aborto en 2018, apoyaron en las elecciones del año pasado a referentes «pro-vida» como el líder de NOS, Juan José Gómez Centurión. Por otro, buscan incorporar a Ricardo López Murphy, que está construyendo un frente de centro derecha; y a dirigentes del progresismo como Margarita Stolbizer (GEN), el socialista Miguel Lifschitz o el exradical Pablo Javkin, intendente de Rosario.

Durante los últimos meses, la titular de Pro, Patricia Bullrich, el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, y el exministro del Interior Rogelio Frigerio, del grupo de los «dialoguistas» díscolos, mantuvieron encuentros virtuales con referentes de UNO, el espacio político que lanzaron distintas agrupaciones evangélicas al final del año pasado. «Estamos queriendo sumar, pero no para armar un polo ‘celeste'», aclaran desde Pro, para evitar tensiones con los «verdes» de Juntos por el Cambio.

Nuevo espacio

Luego del triunfo electoral del kirchnerismo en 2019, integrantes de agrupaciones evangélicas que militaban en distintas fuerzas decidieron armar un partido propio para competir en las urnas en 2021. Sus principales referentes son el pastor y diputado provincial de Santa Fe, Walter Ghione, Diego Villamayor (Buenos Aires), Leandro Jacobi (Entre Ríos), Ana Valoy (Tucumán) y Gabriela Sosa (Corrientes), entre otros.

Mientras continúan con trámites judiciales para inscribir el partido, se presentan como una fuerza «claramente» opositora al kirchnerismo y admiten que comparten «valores» con Juntos por el Cambio. Apelan al voto conservador, pero se ubican en el centro, lejos de las posiciones de la extrema derecha. Aseguran que la fuerza pro-vida de Gómez Centurión «no los representa» y se autodefinen como «republicanos, democráticos y federales». También toman distancia de Hotton, quien rompió con Gómez Centurión tras acompañarlo en la fórmula presidencial de NOS. «Hotton tiene un espacio personalista», dice Ghione, quien fue electo como legislador provincial junto a Amalia Granata en 2019. El frente que integraron Ghione y Granata fue una de las sorpresas de las elecciones del año pasado cuando salió tercero en las legislativas de Santa Fe, cuarto distrito electoral del país.

Sin un conductor nacional, UNO funciona como una cooperativa. Según sus armadores, ya tiene terminales en catorce provincias del país. El objetivo de la fuerza es lograr una mayor expansión en 2021. Por eso, apuestan por hacer política en el territorio y aspiran a crecer de forma paulatina. Primero buscarán acceder a Concejos Deliberantes o Legislaturas provinciales. A largo plazo, apuntan a llegar al Congreso. «No queremos conformar un partido y después desaparecer», afirma Villamayor, quien pasó por la gestión de María Eugenia Vidal.

Diálogo con Juntos por el Cambio

Con esa hoja de ruta, los referentes de UNO se acercaron a Pro, la UCR y la CC para avanzar con eventuales acuerdos para 2021. «Bullrich, Cornejo y Frigerio nos plantearon lo mismo: tenemos que buscar las coincidencias y terminar de conformar un frente amplio», cuenta Villamayor. Los diputados Dina Rezinovsky (Pro-JxC), Gustavo Hein (Entre Ríos) y el exsubsecretario de Culto Alfredo Adriani son algunos de los nexos que tiene UNO con el macrismo o el grupo de Frigerio y Emilio Monzó.

Los dirigentes evangélicos también mantuvieron contactos informales con funcionarios de Horacio Rodríguez Larreta y tienen previsto organizar encuentros con Mario Negri y la CC.

Los referentes de UNO consideran que Macri se «equivocó» en 2018 al impulsar el debate sobre el aborto porque perdió «votos del movimiento evangélico y del campo». Y adelantan que, en caso de integrarse a Juntos por el Cambio, buscarán que la coalición opositora «sea más celeste que verde». «Les hicimos saber que fue un gran error», afirma Ghione.

Cornejo les comentó que planea impulsar un plebiscito sobre el aborto y los evangélicos vieron esa idea con buenos ojos: «No nos parecería mal. Eso enterraría la eterna discusión que quieren traer todos los años», opina Villamayor.

Días atrás, Bullrich, del grupo de los «verdes», compartió una charla virtual con Hotton y la invitó a sumarse a Juntos por el Cambio. «La gente nos pide a la oposición que vayamos todos juntos», le planteó. El año pasado, el frente NOS que encabezaron Gómez Centurión y Hotton quedó en el quinto lugar con el 1,71% de los votos. De fe evangélica, Hotton se distanció de Gómez Centurión después de los comicios y se enfocó en el armado de Valores para mi País. La semana pasada, convocó a la marcha contra el Gobierno del 12-O.

En Pro pretenden sumar a UNO, a la fuerza de Hotton ú otros espacios que compartan «valores generales» con Juntos por el Cambio: «Deben saber que en nuestra coalición no hay partidos de tema único. En eso hay libertad», advierte Bullrich.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here