La guerrilla colombiana Ejército de Liberación Nacional es el principal grupo criminal en América Latina, señala un informe de 2019 de la fundación InSight Crime, una organización dedicada el estudio del crimen organizado en Latinoamérica y el Caribe.

InSight Crime describe al ELN como un grupo esencialmente marxista-leninista, con figuras como Fidel Castro y el Che Guevara como sus inspiradores ideológicos, y afirma que a pesar de sus actividades criminales la mayoría de sus integrantes creen que luchan por una causa justa, lo que les da una poderosa motivación y lealtad.

También mantiene un liderazgo de jefes que están en la guerrilla desde su fundación, y esa experiencia es única en la región.

Según el artículo, el ELN mantiene una estructura político-militar que le ha permitido sobrevivir las ofensivas del gobierno colombiano respaldadas por Estado Unidos, a los paramilitares de derecha y otros grupos criminales colombianos por cinco décadas.

El texto indica que a pesar de su premisa ideológica, el ELN ha sido muy pragmático para aliarse con otros actores criminales cuando le ha sido necesario y para ofrecer servicios a otras redes ilegales.

Una guerrilla que dependía inicialmente de secuestros y extorsión, el ELN se ha convertido recientemente en un grupo involucrado en minería ilegal, contrabando, lavado de dinero y narcotráfico, aprovechando el caos en Venezuela y la afinidad con el gobierno en disputa de ese país para asumir el control de rutas clave y haciendo inversiones en propiedades a lo largo de la frontera.

Influencias en toda la región

Por medio de su trabajo político, el ELN cuenta con una constelación de grupos radicales de izquierda en toda la región.

También trabaja con decenas de grupos criminales locales para recaudar “impuestos” que permiten a las organizaciones narcotraficantes pasar por su territorio o proveer servicios de protección a laboratorios de drogas, cultivos de marihuana, pistas de aterrizaje ilegales y astilleros de submarinos.

Con un personal de casi 4.000 miembros, no hay ningún eslabón en la cadena de narcotráfico en Colombia donde el ELN no tenga un papel en sus áreas de influencia.

El informe dice que el ELN ha sido capaz de paralizar provincias enteras en Colombia, lanzar ofensivas militares para arrebatar territorios al estado y colocar bombas en estaciones de policía en Bogotá.

El grupo ha penetrado también autoridades municipales, cobrando sumas por protección y decidiendo en disputas locales.

En partes de Colombia y Venezuela, los rebeldes actúan como una fuerza legítima, capaz de gobernar con mayor eficiencia que las autoridades regulares. También controlan cárceles, de las que mantienen una fuente de reclutamiento e ingresos.

En este momento, dice el informe de InSight Crime, el ELN cuenta además con aliados como el grupo Mafia de excombatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, y elementos del estado venezolano, como los “colectivos”.

Este nuevo grupo está aprovechando la experiencia de los viejos combatientes y busca adoptar el discurso político y mitología de las FARC para crear su propia identidad.

El resto de los principales grupos criminales en América Latina nombrados en el informe de InSight Crime son, en orden:

2. El Comando Primera Capital de Brasil.

3. El cartel de Sinaloa, en México.

4. El cartel Jalisco Nueva Generación, en México.

5. El grupo Mafia de excombatientes de las FARC, en Colombia.

6. El Comando Rojo de Brasil.

7. La MS13 de El Salvador.

8. Las Fuerzas d Autodefensa Urabeños o Gaitanistas, en Colombia.

9. El cartel del Golfo, en México.

10. Barrio 18 en El Salvador.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here