(Santiago Minaglia – Paralelo 32) Los incendios en las islas se fueron de control. Desde el otro lado del río muchas son las quejas. En Rosario la ceniza se acumula en los balcones de los departamentos y en los pulmones de los que salen a trabajar con los ojos llorosos, como de agua, de tanto humo.

Desde el lunes, Bomberos Voluntarios de Victoria trabajó junto con la policía rural, brigadistas de incendios forestales y demás bomberos de la provincia de Entre Ríos y Santa Fe. Asimismo, desde Nación se enviaron aviones vigías y otros acondicionados para arrojar agua en los distintos focos ígneos.

El jefe de Bomberos Voluntarios de Victoria, Miguel Zapata, dialogó con Paralelo 32. “Esto es de no terminar nunca. No se va a acabar hasta que multen con multas grandes a los responsables”, dijo respecto de los incendios.

Sumado a lo anterior, Zapata explicó que la gran cantidad de “material seco” hizo que se dificulte la tarea de la extinción del fuego, que prende con avidez en ese escenario. En este sentido, la lluvia del miércoles a la noche fue muy esperada durante toda la semana.

Por otro lado, el coordinador técnico de la Dirección Provincial de Defensa Civil, Fabián Daydé, dio su opinión a nuestro medio. “Desde Rosario fueron tendenciosos e interesados a la hora de hablar de los incendios. Esta situación descubre algo que desde hace tiempo quieren hacer. Han interesado a sus legisladores para que esta área, que ellos juzgan como desatendida, también pueda ser cuidada y controlada por ellos”, sostuvo.

“Esto huele a lo que varios años atrás fue el proyecto Parque Regional Alto Delta. Este proyecto llegó a estar en diputados de la nación y pretendían tener una zona muy amplia de islas. El proyecto quería tener cogobierno de este territorio entrerriano victoriense. Y querían aprovechar el uso pesquero, de transporte, etcétera. Esto suena muy descabellado y loco, pero pasó y lo están queriendo reflotar”, continuó.

“También, hay cosas que muchos medios de Rosario taparon. El lunes Rosario estaba cubierta de humo por la quema de un basural al norte de esa ciudad. Sin embargo, a esto no le dieron difusión”, remató.

En relación a los incendios en sí, contó: “Los bomberos de Victoria están siendo asistidos por la brigada forestal de la policía federal con asiento en Buenos Aires, vinieron brigadistas de parques nacionales. Incluso, se cuenta con el apoyo de un avión vigía, que se utilizan para sobrevuelos y georreferenciación; aviones hidrantes, adaptados para hacer lanzamiento de agua; y con un helicóptero para realizar el transporte de las tropas de suelo firme a islas”.

—¿A qué se debe la dificultad en apagar los focos ígneos?

—Ocurre que el terreno donde suceden no es piso firme, son suelos en formación. Son como unas esponjas conformadas de sedimentación de tierra y de capas de flora muerta. Entonces, el fuego se hace subterráneo. Es un suelo difícil de trabajar, la isla se caracteriza por tener mucha vegetación. Encima, hay que considerar que hasta el miércoles a la mañana todo el material estaba seco en islas. Lo anterior explica, también, por qué se propagaron tantos focos de incendio: lo que quizá, en un principio, fueron dos focos, se hicieron ocho, luego veinte y después cuarenta.

Finalmente, Dyadé dijo que combatir el fuego en islas es un trabajo constante y “de lento avance”, por lo que no puede precisar una fecha de conclusión del problema. “La gran ausente en esta situación es la municipalidad de Victoria, a los hechos me remito. De hecho, todos estos medios que se están movilizando fueron gracias al requerimiento y trabajo de la Dirección Provincial de Defensa Civil de Entre Ríos y de la Secretaría de Ambiente de Entre Ríos. Son los dos organismos provinciales que encabezan el combate de estos incendios”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here