Quienes cumplen años en verano tienen una ventaja: poder festejar al aire libre. Por eso, en esta temporada crecen las invitaciones que nos ayudan a conectarnos con la naturaleza. Colocar la mesa bajo un árbol, acomodar mantas sobre el césped y dedicarse a disfrutar. Ahora bien, podemos pensar detalles para ambientar y hacer de la celebración una oportunidad para fomentar el cuidado del medio ambiente.

Una acción concreta es regalar un souvenir que tenga un tinte verde. Por ejemplo: si son niños, pueden como actividad decorar macetas y luego plantar una pequeña suculenta que tendrán que seguir cuidando en sus casas. Además, se llevan a sus hogares su propio trabajo. Recomendamos suculentas porque son fáciles de cultivar, pues es importante que los niños no se frustren. Lo que tienen de bueno las suculentas es que se adaptan a todos los ambientes de la casa, van en exteriores e interiores y siempre pegan con cualquier tipo de decoración.

También, es mejor utilizar plantines, porque la germinación de la semilla lleva mucho tiempo y no todos tendrán paciencia para esperar. Si quieren que la planta tenga algo de color se pueden usar florales de estación. En cambio, si es un cumpleaños de varones, se pueden emplear cactus, a ellos les llaman la atención tanto por la forma como por las espinas.

Mientras esperan que sequen las macetas decoradas, pueden armar los cartelitos de identificación de la planta. Es importante que se la lleven con una tarjeta que indique qué cuidados debe tener la especie.

Otra posible acción es enseñarles a hacer almácigos. Si se elige la opción de sembrar semillas, lo mejor será usar algunas que tengan que ver con la huerta, como la rúcula o el perejil, pues en dos o tres días comienzan a asomar los brotes. Además, es bueno para ellos ver que lo que cultivaron luego se utilizará en la cocina y llegará a la mesa para alimentarlos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here