Hotel Sol Victoria, una ventana preferencial al río

0
Con una vista preferencial al río y los verdes del borde costero, Hotel Sol Victoria cambió para siempre el concepto de servicio y atención al turista de la región. Esa idea se materializó hace nada menos que 15 años atrás.

Héctor Lima, el mentor de esa apuesta que nació como sociedad con el constructor Eliseo Cachero y en principio contemplaba cuatro estrellas, comentó que la ampliación de 2007 con 23 habitaciones, spa, pileta de natación cubierta, y salón de eventos, logró que la Secretaría de Turismo otorgara la estrella que le faltaba.

Hoy Sol Victoria es líder en su segmento, con la particularidad de brindar un sinnúmero de servicios sin por ello considerarse un hotel de cadena, prueba de ello lo refleja una ocupación anual promedio que mantiene entre el 55 y 65 por ciento. 

“Fue una apuesta muy arriesgada en su momento. Nosotros trabajamos un proyecto que trajo una empresa constructora de Rosario (Cachero y Kozuch) a quienes los habían convocado para realizar un hotel casino; lo cierto es que nos invitan a nosotros porque se les caía la iniciativa…recuerdo que estaba Gracia Jaroslavsky de Intendente, y un día me llamó invitándome a que la acompañe a ‘contener’ a estos empresarios”, comenzó diciendo Lima.

Jaroslavsky tenía el aval del Gobernador Sergio Montiel para lograr la concreción de un casino en la ciudad, “Lo primero que le advertí era que no conocía del tema, pero que la acompañaría para intentar lograr concretar esa posibilidad”, continuó el entrevistado.

La obra de movimiento de suelo se inició en septiembre de 2001, “Plena crisis y lo recuerdo porque realmente fue un esfuerzo sostenido en los siguientes dos años. Por suerte la empresa tenía pleno conocimiento de este tipo de obras, donde hubo que trabajar denodadamente en los basamentos de la estructura dado que el suelo en esa colina presenta movimientos permanentes y las napas están muy cerca”.

Se optó por encarar una construcción del tipo antisísmica, que utilizan columnas de 12 metros de profundidad que se remataba con una base de hormigón (o zapata).

“Consolidaron la estructura un fuerte encadenado que evita cualquier inconveniente; así logramos sortear ese primer imprevisto, si bien el presupuesto de obra se fue por las nubes”.

Lima insiste en el punto que: “No fueron pocos los que no creyeron en que podíamos lograr levantar este hotel con las características que presenta, involucrando más de 4.200 m2 cubiertos”.

Esperando el casino

Con el final de obra y el compromiso de 1.500 metros de estructura entregados para montar allí un casino, este segundo momento se hizo esperar más allá del gobierno provincial que aseguraba lo inauguraría antes de su salida. “Estaban las camas tendidas y las toallas colgadas en las habitaciones, pero el casino no había adelantado una foja. Fue Busti quien terminó por hacer el corte de cinta, porque desde agosto hasta noviembre el hotel estuvo cerrado. Y en noviembre llamó a licitación para otorgar el casino”.

El hotel se había finalizado el 8 de julio de 2004, llegaba el momento de avanzar en el recurso humano y su capacitación. “Allí tuvo mucho que ver la excelente tarea que emprendió Martín Bulos como gerente (quien hasta 2018 ocupó la Secretaría de Turismo de Santa Fe) luego sucedido por Marina Saluzzo”.

Inauguración y prueba piloto

Una empresa dedicada al corretaje de cereales (Enrique Zeni y Cía S.A.) es la que sirvió de antesala de la inauguración formal de las instalaciones del Hotel Sol Victoria, con un evento privado a finales de noviembre, “Casi seguro que fue un viernes 28, y se extendió al sábado 29. De ahí en más seguimos ininterrumpidamente hasta hoy”.

Nuestro interlocutor destacó que Bulos le dio esa impronta al personal que es un valor en sí mismo, “Y que seguimos manteniendo hasta hoy, porque este hotel tiene como característica un muy buen servicio, con una cuestión funcional adecuada pero sin lujo. No ves al personal acartonado, no es el hotel de cadena sino del interior, pero aspiracional”.

Lima rescata además que ese porcentual de ocupación por sobre la media, y sostenido durante todo el año: “Que no es común ni siquiera en la región. Somos líderes en tal sentido. Además para lograr esa ocupación no hay que trabajar a destajo enero y febrero, sino que en nuestro hotel, el promedio se mantiene entre el 55 y 65 por ciento, incluso en los meses bajos como es mayo y junio. De ese porcentual se comenzó con un 8% de demanda de Capital y Gran Buenos Aires, luego fue del 14% y en la actualidad es del 35%”.

En los sondeos que hace el marketing de la empresa, los visitantes destacan la ‘tranquilidad’ y fundamentalmente ‘lo amigable del recurso humano’. “El casino representa el 10% de ese número en habitaciones, si bien en precios de contratación trepa al 18%”. Con poca rotación del recurso humano, Lima enfatiza que todos los empleados están registrados.

La influencia del casino

Lo más importante que valora Lima en cuanto al aporte que hace esta sala de juego al combo con el hotel, es haberlo posicionado —más allá de Rosario— en Buenos Aires, a través de los medios de comunicación nacionales: “Gracias a Daniel Mautone con quien hemos tenido una sinergia de trabajo excelente, se logró posicionar y hacer conocido al hotel en Buenos Aires como un centro de recreación. Esto tiene un valor notable para la marca y como mercado. Desde Sofovich en su momento, pasando por Susana Giménez, Tinelli y la misma Mirta Legrand, han contribuido a esta realidad”.

Pese a la niebla, los cortes de ruta de la unión vial con Rosario y demás imponderables, el Hotel Sol siguió dando qué hablar por las características descriptas. Hoy en el umbral de su década y media, Héctor Lima se muestra optimista del futuro y del turismo como respaldo para lograr consolidar este destino como tal. “Muchos de los que nos visitan destacan esa ventana al río que configuran nuestras instalaciones, sin dudas la ubicación es el mayor acierto, aunque en el principio tuvo sus críticas por situarlo en una colina, hemos avanzado siempre para dotar a Victoria de un hotel que merece una ciudad turística con esta belleza paisajística y natural”.

La posibilidad de termas

Sobre el final, nuestro entrevistado recuerda que en aquella visita del Gobernador Busti a la ciudad para la inauguración mencionada, les anticipó que Victoria sería la puerta de entrada al turismo de Entre Ríos, y aquel deseo o visión no se quedaría con el discurso, sino que contribuiría para que ese día se empeñara la promesa de autorizarlos a la perforación de un pozo termal… pero esa es otra historia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here