Entre las normas se incluye la designación de un “anfitrión o responsable” del encuentro para comerse el asadito. El responsable deberá llevar una lista de asistentes – hasta 10 personas –, anotar día, horario y lugar de la reunión gastronómica. El evento sólo se podrá realizar los viernes y sábados, desde las 19 y con plazo límite hasta la medianoche. Adiós a las guitarreadas, mentideros de barrio y truco ‘con o sin cantora’ hasta la madrugada.

Horarios especiales y listas de comidas

Para no caer tan antipáticos, también se contempla un horario especial para los sábados y domingos, entre las 11 y las 16 y la joda se termina justo a la hora del último fernet.
Los invitados deberán tener puesto el tapaboca y respetar la distancia social de un metro y medio entre persona y persona durante toda la reunión. Además de apelar al autocontrol que se suele relajar a medida que se acumulan vasos de cerveza y vino, ¿qué autoridad de aplicación se allegará a inspeccionar cada encuentro nutricio?

El barbijo solo se podrá sacar a la hora de ingerir los alimentos. Menos mal. El protocolo, completísimo en los detalles por lo que se ve, también da permiso para consumir “carne asada al plato, ensaladas, verduras asadas, picada, empanadas, tartas, pizzas, pollo al disco, cazuelas o guiso”.

Dos ciudades separadas por una calle

El concejal Gustavo Iril, del bloque Compromiso, autor del susodicho protocolo, explicó a los medios que se están tomando todos los elementos para bajar los riesgos de infección y así poder “cumplir con la sociabilización en estos momentos de pandemia de la manera más segura posible”.

Si se aprueba en Plaza Huincul, la idea es que el protocolo del asado seguro se utilice también en Cutral Có, ciudad vecina separada sólo por una calle. Ambas localidades están en el corazón de la comarca petrolera neuquina; no hay casos positivos de coronavirus hace 56 días y nunca se reportaron contagios, según las informaciones periodísticas disponibles. Como en tantos lugares del interior del país.

Peeero… por las dudas, asado con barbijo, límite horario y lista estricta de invitados.
Nos parece que el asado y todo el folklore que se despliega a su alrededor es una de esas costumbres argentinas que no se pueden disfrutar con protocolo. O está permitido o está prohibido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here