El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, instó el lunes 17 de enero a los líderes empresariales y economistas internacionales a hacer su parte para lograr que la recuperación económica posterior al COVID-19 sea equitativa en todo el mundo.

“En este momento crítico, estamos grabando en piedra una recuperación desequilibrada”, dijo en el Foro Económico Mundial, que normalmente se reúne en Davos, Suiza, pero que este año es virtual debido a la pandemia.

“Las cargas récord de la inflación, la reducción del espacio fiscal, las altas tasas de interés y el aumento vertiginoso de los precios de la energía y los alimentos están golpeando todos los rincones del mundo y bloqueando la recuperación, especialmente en los países de bajos y medianos ingresos”, advirtió Guterres.

El jefe de la ONU sostuvo que la recuperación sigue siendo «frágil y desigual» a medida que persiste la pandemia, y que los países más pobres están experimentando su crecimiento más lento en una generación y necesitan alivio de la deuda y financiamiento. Instó a reformar el sistema financiero global para que funcione para todos los países.

“Los últimos dos años han demostrado una verdad simple pero brutal: si dejamos a alguien atrás, al final dejamos a todos atrás”, dijo sobre la duración de la pandemia hasta el momento.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó el jueves que el 90% de los países no han cumplido la meta de vacunar al 40% de su población para fines de 2021. Solo en África, alrededor de 1.000 millones de personas no han recibido una sola dosis de la vacuna.

“Si no logramos vacunar a todas las personas, daremos lugar a nuevas variantes que se extenderán a través de las fronteras y paralizarán la vida cotidiana y las economías”, advirtió Guterres.

El jefe de la ONU dijo que también se debe hacer más para ayudar a los países en desarrollo a luchar contra el cambio climático.

“Para trazar un nuevo curso, necesitamos todas las manos a la obra, especialmente todos ustedes en la comunidad empresarial global”, dijo, instando a una reducción del 45% en las emisiones globales de gases de efecto invernadero para 2030. Para lograr eso, reiteró su llamado a eliminar gradualmente el carbón y dejar de construir nuevas plantas de carbón.

“Vemos un papel claro para las empresas y los inversores en el apoyo a nuestro objetivo de cero emisiones netas”, agregó, refiriéndose al objetivo global de alcanzar las emisiones netas cero para 2050.

Guterres dijo al foro que en la recuperación económica y la acción climática, el mundo no puede darse el lujo de repetir las desigualdades que continúan condenando a millones a la pobreza y la mala salud.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here