El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha anunciado que las personas solo podrán salir en caso de necesidad, asegurando que “estamos en guerra”, debido a la pandemia.

Macron se dirigió a la nación francesa en la noche de este lunes. Su discurso, enmarcado en la crisis del COVID-19, el llamado Coronavirus, confirmó la medida que muchos esperaban o sospechaban que iba a ocurrir.

El presidente estableció que se podrá salir para hacer las compras, ir al hospital, trabajar (en caso de que no sea posible hacerlo desde casa) y para la ejercitación.

Macron insistió que incluso en estos casos será necesario evitar formar grupos, mantener las distancias de un metro en las filas de las tiendas y en general continuar con las medidas de protección que se han ofrecido hasta ahora, como el lavado de manos.

La limitación de movilización se mantendrá por al menos 15 días.

El presidente francés también reveló que los vuelos hacia y desde fuera del espacio Schengen están suspendidos. Aunque los franceses en el extranjero podrán volver a su país si así lo desean.

“Estamos en guerra”, indicó Macron varias veces durante su discurso, matizando que se trata de una guerra sanitaria.

En este mismo contexto el mandatario indicó que la segunda ronda de las elecciones municipales -planeadas para el 22 de este mes- quedan canceladas.

La primera ronda -celebrada el domingo 15 de marzo- registró números récords de abstinencia.

También serán pospuestas las discusiones de reformas, tales como las relacionadas con las jubilaciones. Estas últimas estuvieron en el centro de intensas protestas contra el gobierno en los últimos meses.

Para las empresas Macron aseguró una serie de medidas para ayudarlas económicamente, como la cancelación de sus impuestos y pago de facturas eléctricas y de gas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here