Crespo.- Las quejas de vecinos que viven a lo largo del túnel pluvial urbano en el tramo que va por Rivadavia, desde Estrada hacia al noreste, por olores nauseabundos permanentes que emergían de las bocas de tormenta del mismo, fueron escuchadas y resueltas, aunque con alto costo.

Se determinó que en el caño cloacal que corre entre el galpón de Sagemüller y el túnel pluvial, estaba deteriorado y con pérdidas importantes que se filtraban al túnel. Antes de la cuarentena, personal municipal levantó la vereda de hormigón de casi todo el largo de la cuadra, haciendo luego excavaciones y reemplazo de caño de cloacas. La reposición de la extensa vereda se vio demorada, labor que comenzó esta semana y avanza con rapidez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here