Fernández se reunió con los mandatarios provinciales en el marco de un nuevo acuerdo por el consenso fiscal

0

“Felicitaciones para nosotros”, fueron las primeras palabras que usó Eduardo “Wado” de Pedro para abrir el evento donde 21 de los 24 gobernadores firmaron el nuevo consenso fiscal, el que regirá el año que viene. El ministro del Interior no ocultó su satisfacción por un logro importante para el Gobierno en materia de gestión, con un marco de tipo fiscal e impositivo, pero también político: aislando a la rebelde Ciudad de Buenos Aires y a su jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, a quien oficialistas y opositores imaginan como posible competidor en las elecciones presidenciales de 2023.

Cada uno de los gobernadores fue firmando de a uno, con notorio formalismo, y después habló en nombre de ellos Juan Manzur, el tucumano que no se privó de criticar a su par porteño, siempre buscando dar su posición “personal”, cuando resaltó los valores del consenso (aunque no estuvo CABA) y criticó a las provincias que cobran impuesto a las Leliqs, que son varias (por eso no figura en el pacto firmado hoy), pero la más importante es la Ciudad, ya que es un impuesto que creó la Legislatura porteña la semana pasada para paliar la restricción de fondos que tendrá a partir del presupuesto del año próximo por la poda a la que fue obligada.

Después, habló el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien destacó la importancia de esta firma en un sentido específico: que por un año las provincias no podrán tomar deuda en dólares, salvo en el caso de préstamos con organismos bilaterales o multilaterales. Fue otro palo a la gestión anterior.

En ese marco, el gobernador Gustavo Bordet destacó que dada la “caída estructural de los ingresos públicos” durante 2020 a raíz de la pandemia, se modificaron las estimaciones previstas en el pacto fiscal de 2017 que “significaría una baja de ingresos para las provincias”. En ese contexto, el consenso fiscal arribado hoy por los mandatarios provinciales y el gobierno nacional “permite tener una estabilización para el año próximo”, afirmó.

“Esto no significa tener más ingresos, sino tener la previsibilidad de contar con los recursos y que no disminuyan. Por eso es tan importante para cumplir el presupuesto del próximo año en cada uno de nuestros distritos”, detalló.

En ese sentido, Bordet reveló que “si no se firmaría el Consenso Fiscal 2020, Entre Ríos tendría una pérdida de ingresos de alrededor de 4.500 millones de pesos”, y explicó que la prórroga de esa caída “significa que tendríamos una proyección de ingresos acorde al crecimiento que tendrá el año próximo en el que va a haber una recuperación”. “Tener previsibilidad en materia de ingresos para el 2021 después de un año realmente complicado por la pandemia”, indicó.

El mandatario entrerriano puntualizó entre los objetivos del Consenso Fiscal lograr el “equilibrio financiero”, y recordó que “en Entre Ríos trabajamos mucho en ese sentido”. “Esto habla de la salud de las cuentas públicas”, sostuvo y advirtió que “encontrar ese equilibrio significa hacer más eficiente el gasto público y generar una estructura de ingresos previsible”.

Asimismo, celebró “la uniformidad de criterio entre las distintas jurisdicciones provinciales para aplicar tasas similares”, y subrayó que “esto también ha sido importante”, en referencia al proceso de discusión del Consenso Fiscal que será remitido al Congreso.

Por otra parte, Bordet resaltó el “trabajo permanente junto al presidente Alberto Fernández, todo su equipo y los gobernadores”, para alcanzar un “mejor federalismo”, y valoró que “en Entre Ríos pusimos en marcha obras que no tuvimos en años anteriores: hay obras viales que estaban paralizadas y hoy se están ejecutando; obras de saneamiento y agua potable que se están llevando adelante en todas las provincias”, enumeró.

Los presentes en el Museo del Bicentenario fueron Axel Kicillof (Buenos Aires), Raúl Jalil (Catamarca), Jorge Capitanich (Chaco), Mariano Arcioni (Chubut), Gustavo Valdés (Corrientes), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Ricardo Quintela (La Rioja), Rodolfo Suárez (Mendoza), Oscar Herrera Ahuad (Misiones), Omar Gutiérrez (Neuquén), Arabela Carreras (Río Negro), Gustavo Sáenz (Salta), Sergio Uñac (San Juan), Gildo Insfrán (Formosa), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Gustavo Melella (Tierra del Fuego) y Juan Manzur (Tucumán). También Sergio Ziliotto (La Pampa), de una provincia que no firmó el consenso fiscal 2017, o sea que no necesitaba estar presente, pero decidió acompañar el evento como gesto político de apoyo al Presidente. La misma actitud iba a tomar Alberto Rodríguez Saá (San Luis), aunque por considerarse persona de riesgo prefirió ausentarse y envió una carta.

En representación de Córdoba estuvo presente el vicegobernador, Manuel Calvo, lo mismo que en el caso de Santa Cruz, que envió al vice Eugenio Salvador Quiroga, y por Santa Fe lo hizo Alejandra Rodenas, ya que Omar Perotti fue confirmado ayer como COVID-19 positivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here