A través de sus redes sociales informó que habilitó la incorporación “de un artículo que disponga que el Poder Ejecutivo deberá establecer mecanismos de compensación de los efectos de los derechos de exportación específicos para pequeños productores y cooperativas”.

El presidente informó que le pidió a Máximo Kirchner, titular del bloque FpV en Diputados, trabajar en las modificaciones al megaproyecto para beneficiar a los “pequeños productores y cooperativas”.

Fue minutos antes de que comenzara la sesión en la Cámara de Diputados para debatir el proyecto de ley de solidaridad social y reactivación productiva.

A través de Twitter, el mandatario reveló que le sugirió al jefe del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, “mejorar la ley que se está tratando en el día de hoy”. “Queremos ser claros y transparentes en nuestros propósitos. Solo nos importa que la solidaridad de los que más tienen ayude a aumentar los recursos para mejorar la situación de quienes la están pasando mal”, señaló según informó Parlamentario.

Fernández afirmó así que habilitó “incorporar un artículo que disponga que el Poder Ejecutivo deberá establecer mecanismos de compensación de los efectos de los derechos de exportación específicos para pequeños productores y cooperativas”.

“Contamos con los votos necesarios para aprobar el proyecto de ley en su actual versión. Pero queremos construir confianza entre todos y todas y que nadie dude de nuestros propósitos sinceros. Unidos en el debate pondremos de pie a la Argentina”, agregó.

Repercusiones

Tras conocerse la promesa de Fernández, Coninagro la consideró como «un gesto», pero igual rechazó las retenciones y pidió que se ponga en la ley en el Congreso una fecha de vencimiento para este tributo.

«Tomamos esta propuesta como un gesto del Presidente que muestra una consideración al sector. No obstante, ratificamos nuestro enfático rechazo a las retenciones, y solicitamos que en caso de ser aprobadas en la Ley, se establezca una fecha de finalización a las mismas», dijo Coninagro.

Luego agregó: «Los derechos de exportación distorsionan el desarrollo y la inversión. Confiamos en que su política agroindustrial va a ser exitosa y el país no va a necesitar de este impuesto para recomponer la preocupante situación social con la que Coninagro se solidariza».

No es la primera vez que el kirchnerismo trata de apelar a mecanismos de compensación para convencer a los productores sobre una medida vinculada con los derechos de exportación. En 2013, Cristina Kirchner creó el Certificado de Estímulo a la Producción Agropecuaria Argentina (Cepaga) para devolver retenciones a los productores de trigo. Tuvo vigencia hasta 2015 y quedó con fondos por $560 millones en una cuenta oficial en medio de reclamos de productores por falta de pago.

Paradojas, el gobierno de Mauricio Macri usó esa plata para cancelar un plan de devolución de retenciones a la soja a productores del norte en 2016/2017.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here