El sábado pasado toda la atención del mundo del padel se concentró con lo que ocurría en el Mundial de Menores en España. Obviamente, los victorienses amantes del padel no perdieron un sólo segundo, atentos a las posibilidades de Felipe Calleja.

Felipe junto a su compañero de emociones Fran Britos, tuvieron una nueva chance ante el equipo dueño de casa, les tocó caer nuevamente, tomaron el resultado como una circunstancia en medio del camino. Un largo trayecto que les depara distintas alternativas de la competencia y que ojalá el tiempo, el trabajo y todo el esfuerzo les dé las victorias que se propongan y merezcan.

Al finalizar, Felipe dijo que “fue una final difícil pero feliz por volver a representar a mi país en el extranjero, dejando todo y siempre con la cabeza en alto, no hay nada más lindo que ponerse la celeste y blanca”, comentó con mucha naturalidad. Y agregó que “se termina una etapa hermosa, cinco años de viajes, experiencias y momentos únicos que quedarán en mi corazón por siempre. Tuve la suerte de estar en la selección los cinco años consecutivos, ganando dos panamericanos por parejas y equipos (2016, 2018) y tres subcampeonatos mundiales (2015, 2017, 2019). Esto no sería posible sin la ayuda de muchas personas que me acompañan…” Y en ese sentido, valoró el esfuerzo de su familia, “son el motor principal de todo esto, los amo. También agradecer a mis sponsors que me han brindado un apoyo constante, a todo mi equipo de entrenamiento, a todos mis amigos, a la gente que siempre está pendiente pase lo que pase, a todo el equipo maravilloso que formamos para este mundial, a todos mis compañeros que me ayudaron en este camino (en selectivos y selecciones), a mis kinesiólogos y a todos los que de alguna forma u otra aportaron su granito de arena, estoy muy agradecido con todos”.

Por último, como una manera de cerrar un ciclo que fue muy importante en su crecimiento como jugador y persona expresó “conocí gente maravillosa, hice muchas nuevas amistades y tuve la suerte de conocer lugares hermosos”, puntualizó, feliz y muy agradecido, destacando valores que fue forjando dentro del deporte de la mano de cada uno de sus más cercanos.

Consideración Oficial

La delegación de menores en ambas ramas, concluyó un excelente torneo en Castellón y consiguió el subcampeonato.

El XII Mundial de Padel de Menores finalizó y el plantel argentino regresó al país con la satisfacción de haber llegado a la final y con la tranquilidad de haber dejado todo en cada partido.

La primera ronda fue considerada como perfecta, en la que ambos conjuntos ganaron todas las series, llegó la etapa de eliminaciones directas. Aquí el rendimiento de los equipos fue aún mejor. El femenino ganó 3-0 en cuartos y semifinales, a Holanda y Francia respectivamente y el masculino venció a Brasil por 3-0 en cuartos y a Paraguay por 2-1 en semis.

España, el local, esperaba a ambas selecciones en la final. Con un gran marco y con la hinchada argentina poniéndole color en la tribuna, se vivieron partidos intensos y de muy buen padel. Por la mañana, fue el turno de las mujeres que cayeron por 3-0. Y a la tarde el equipo masculino salió a la cancha. La serie comenzó con un triunfo para la Argentina en Sub14 pero luego España pudo darlo vuelta y poner el resultado 2-1 gracias a sus victorias en Sub 16 y Sub 18.

Las parejas argentinas que salieron a jugar la final fueron Guillermina Barros/Alma Córdoba (Sub 14); Martina Rinaudo/ Daira Valenzuela (Sub 16); Rafaela Forastiero/ Macarena Prietto (Sub 18), y en masculino: Juan Rubini/ Ramiro Valenzuela (Sub14); Nicolás Zurita/Ivo Andenmatten (Sub 16); Felipe Calleja/ Luciano Puppo (Sub 18).

“Fue una experiencia muy linda la que vivimos con el equipo. Ver competir a las chicas y los chicos en un nivel tan alto nos deja muy contentos y nos demuestra que el Padel Argentino tiene un gran futuro por delante”, sostuvo Cacho Nicastro, Presidente Asociación Padel Argentino (APA), tras la final.

 

Fuente oficial: APA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here