Familias por la educación, el grupo de padres que pide explicaciones al COES

0

Victoria.- El 31 de mayo se reunió un grupo de padres, en Plaza San Martín, que buscaba defender la presencialidad en las escuelas. De esta manera, los autoconvocados formaron un grupo de WhatsApp y comenzaron a socializar ideas. En la actualidad, estas personas se denominan Familias por la educación y piden reunirse con el COES local en busca de algunas respuestas.

Entre las preguntas que tienen, los padres quieren saber si las escuelas son focos de contagios, si se logró bajar el promedio de contagio con las escuelas cerradas, si se evaluaron otras medidas para evitar el cierre y en qué falló el protocolo de las escuelas. En este marco, Verónica Viduzzi, integrante de Familias por la educación, habló con Paralelo 32.

—¿Qué es Familias por la educación y quiénes integran el grupo?

Familias Autoconvocadas de Victoria por la Educación es, esencialmente, un grupo de padres y madres que nos hemos encontrado en un espacio nuevo, a partir de la preocupación por la educación de nuestros hijos. Somos padres y vecinos de la ciudad, ante todo, pero también reunimos las miradas que traemos a partir de nuestras actividades laborales (docentes, profesionales, comerciantes, entre otras).

Inicialmente, nos reunimos en la Plaza San Martín el pasado 31 de mayo, frente al Edificio Municipal. Éramos madres y padres que nos habíamos autoconvocado para defender la presencialidad en las escuelas porque coincidíamos en que las escuelas debían ser lo último en cerrarse y lo primero en abrirse frente a la realidad de la pandemia. Ese día tuvimos una reunión con la vice intendente, y también tuvo luego la amabilidad de dialogar con nosotros el Intendente. En dichas circunstancias nos sugirieron que enviáramos una nota formal expresando nuestras preocupaciones y solicitando una pronta reunión con el COES para conocer los fundamentos que consideraron al solicitar la suspensión de clases en nuestra ciudad.

A partir de ello, comenzamos a comunicarnos, a intercambiar opiniones, a compartir ideas, en definitiva, a consolidar un grupo diverso de vecinos con una mirada común: la educación de niños y adolescentes es esencial, es prioritaria y es posible, con los cuidados que resulten necesarios. La educación es uno de los derechos universales de niños y adolescentes, y ¿quién los defiende? ¿No somos los padres quienes tenemos ese deber? Eso nos moviliza desde lo más profundo, nos reúne y nos convoca el hecho de que los chicos nos necesitan.

—¿Cuál es el pedido que se le hace a la municipalidad y al COES?

Lo que pedimos es, básicamente, información, explicaciones y evidencias. Vemos a nuestro alrededor diferentes actividades que siguen su curso normal mientras las escuelas están cerradas. Es por eso que hemos solicitado a las autoridades locales y al COES, como organismo asesor, que nos informe cuáles son los estudios que indican que las escuelas son ámbitos de mayor riesgo de contagio con respecto a otros; cuántos contagios han comprobado que ocurrió en las escuelas durante la presencialidad entre marzo y mayo de 2021; qué otras medidas fueron analizadas (y desechadas) para evitar el cierre de las escuelas; en qué fallaron los protocolos establecidos para todas las instituciones educativas que sí funcionan en el resto de actividades que siguen abiertas.

Estas son algunas de las respuestas que pedimos al Ejecutivo Municipal por la vía administrativa correspondiente, y lo hemos solicitado con el aval de más de 600 personas que apoyaron con su firma en un sólo día en que armamos ese petitorio.

—¿Qué respuesta han obtenido de las autoridades políticas?

Hasta el momento, no hemos tenido respuesta a estas solicitudes, ni por parte de los integrantes del COES ni de las autoridades del Ejecutivo. Sólo hemos recibido un mensaje de correo electrónico de la vice intendente, manifestando su voluntad de impulsar una reunión con el COES. Agradecemos y valoramos este gesto, pero no contiene ninguna respuesta a las inquietudes que antes mencionaba y figuran en el petitorio.

—¿Cómo planean continuar con el planteo?

Como antes decía, esta iniciativa comenzó con una expresión colectiva en la Plaza San Martín y siguió con la presentación de una nota formal, por Mesa de Entradas, tal como nos fue indicado por las autoridades locales. Después de más de una semana, al no recibir respuestas, presentamos un pedido de “Pronto Despacho” en torno a nuestra solicitud. Este pedido se basa en nuestro derecho como ciudadanos a exigir que las autoridades (incluyendo a sus asesores en el tema que nos concierne) se manifiesten y resuelvan lo peticionado por este colectivo o grupo interesado. Además de eso, estamos haciendo pública y visible esta exigencia de explicaciones razonables frente a las decisiones trascendentales que se toman estos días en nuestro entorno.

En definitiva, nuestro anhelo último es la vuelta a la presencialidad. Pero el pedido concreto es tener la seguridad de que nuestros representantes locales, que están decidiendo, nada menos, sobre la educación de nuestros hijos, están evaluando beneficios y perjuicios, están contando con las herramientas de análisis más adecuadas, disponen de los datos locales actualizados y específicos, atienden a estudios y evidencias que los avalan.

—¿Qué opinan de la actualidad educativa?

Esta pregunta es más difícil de responder porque estaríamos dando opiniones personales y no de todo el grupo o la mayoría del grupo de padres. La actualidad educativa tiene, además, matices, y la modalidad a distancia hace que esos matices se vuelvan contrastes. Como decíamos antes, todos hemos hecho y hacemos un enorme esfuerzo y tratamos de dar continuidad a la enseñanza y el aprendizaje de los chicos, pero no es suficiente; necesitan ir a la escuela. Es fundamental e indispensable para el desarrollo de los niños y adolescentes, para su bienestar, para la incorporación de conocimientos, pero también para su fortalecimiento psíquico y social. Hay mucho para estudiar e investigar sobre este tema, y también sobre lo opuesto: las graves consecuencias que tiene y tendrá la falta de concurrencia a las escuelas como espacio de aprendizaje, contención y socialización.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here