La epidemia mortal de dengue que azota a Colombia, Brasil, México y Nicaragua; la vasta pérdida de cultivos en el corredor seco de Centroamérica; inundaciones, incendios y huracanes de fuerza sin precedentes, en la región, son solo algunas de las demostraciones de la fuerza del cambio climático.

En estos momentos, el mundo está enfocado en evitar la propagación del coronavirus y acabar con la pandemia, pero los efectos del cambio climático siguen imparables y contribuyen a la propagación de enfermedades, afirma Luis Gilberto Murillo, miembro de la Iniciativa de Soluciones Ambientales y del Programa Martin Luther King del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

“Esta pandemia sería menor frente a un efecto devastador al mismo tiempo que todas estas manifestaciones de eventos extremos del clima y del cambio climático”, dijo el especialista en una conversación con la Voz de América.

Según la iniciativa de Soluciones Ambientales y del Programa Martin Luther King, América Latina está siendo fuertemente golpeada por los efectos del cambio climático.

“La pérdida tiene el 70% en el corredor seco de América Central o las inundaciones en Argentina y en Uruguay. La frecuencia de los huracanes -con la devastación que esto genera-, los incendios forestales en la Amazonia, Brasil, Perú, Bolivia, Colombia, Ecuador en Venezuela”, explicó el experto.

En el caso de Colombia, el impacto que deja se ve reflejado en la diseminación del dengue en su territorio. Así lo explica Claudia Cuellar, directora de Promoción y Prevención del Ministerio de Salud.

“En lo que va corrido del 2020, a semana 24, llevamos más de 58.219 casos; de estos, 27.675 casos, que son el 47,5%, son sin signos de alarma y el 51,4%, que equivale a 29.900 casos, son dengues con signos de alarma”, dijo la funcionaria.

Por esto, para el Ministerio Público de Colombia, es una prioridad transformar las políticas para proteger los ecosistemas.

«Que el Gobierno Central de Colombia junto con los Gobiernos Territoriales, tenga un nuevo ordenamiento territorial con respeto y sostenibilidad por nuestros ecosistemas», exhortó Diego Trujillo, procurador Delegado del Medio Ambiente.

Según el Secretario General de la ONU, António Gutérres, el coronavirus es una enfermedad que se espera sea «temporal», pero «el cambio climático ha estado allí por muchos años y se mantendrá por muchas décadas”.

Bajo esta premisa, la ONU y otros organismos que estudian y velan por el impacto de este crisis ambiental, invitan a los líderes mundiales a que trabajen para prevenir un desastre de escala mundial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here