Estela Kerke, pasó por una de las situaciones más difíciles que puede sufrir una madre, la pérdida de un hijo. Cristian, perdió la vida en un accidente de tránsito a comienzos del 2015, desde allí Estela comenzó a transitar una vida completamente desconocida e inesperada.

Hoy forma parte de distintos grupos de ayuda para padres que han sufrido dolorosas pérdidas. Apoyada en la fe y la familia, brinda su mano a quienes la necesitan.

“La mejor manera de recordar a quienes tempranamente no están, es seguir viviendo y servir”, cuenta en este Porcasts una madre del dolor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here