Victoria.- Además de los datos numéricos es necesario conocer el grado de aceptación de la sociedad hacia las medidas de higiene establecidas. En este sentido, el coordinador municipal de salud, Federico Picchi, habló con Paralelo 32.

“Epidemiológicamente, el 9 de julio solamente tuvimos dos casos. Un mes después, el 9 de agosto, ya empezó a diseminarse el virus. Empezamos a tener casos dispersos de mucha más difícil investigación. Ahora, la situación es que los casos incrementaron de forma importante”, resume Picchi.

“El recurso humano en Victoria es irremplazable. El recurso humano de acá es compartido en los distintos efectores de salud: privados y públicos, estos últimos tanto municipales como provinciales. Es decir, cuando cae un enfermero o un médico, cae en los cuatro niveles (privado, público, municipal, provincial). Ésta es nuestra complicación, que tenemos personal con pluriempleo”, señala.

Sumado al pluriempleo, la complejidad del hospital es otra de las cuestiones que el médico señala como preocupantes. “El hospital que tenemos es de baja complejidad, no cuenta con terapia intensiva. Por el momento cuenta solamente con tres aislamientos. Y esto representa una respuesta sanitaria acorde a las necesidades de la población, pero no en un contexto de pandemia. Claramente deberíamos tener una terapia intensiva y no la tenemos. Con lo cual, nuestra respuesta es una respuesta sanitaria a nivel hospitalario normal para las 40 mil personas que hay en Victoria, pero no en contexto de pandemia”, desarrolla.

“Desde el 16 de marzo que estoy a cargo de las salas municipales. Nosotros estamos dando, a nivel público, respuesta sanitaria al 62 por ciento de las consultas. Además, estamos dando respuesta al 63 por ciento de las vacunaciones de toda la ciudad”, puntualiza. “Antes, la gente iba al hospital; ahora, la gente va a las salas”, asegura Picchi.

“En estos días solicité la obligatoriedad del uso del equipo de protección personal en los empleados de todas las salas municipales. Además, pedí la prohibición del uso del mate, tanto compartido como individual. Hemos visto que la propagación viral se da por compartir mate, y las reuniones sociales y familiares”, dice.

Por otro lado, Picchi enfatizó en la importancia de usar tapabocas, respetar la distancia, usar alcohol para el lavado de manos cuando se sale y no realizar reuniones sociales. “Necesitamos un cambio de conducta social entero. Ahora tenemos el agua en el pecho, pero si no cambiamos, a fin de año nos tapa el agua. Lo digo por cómo venimos con las curvas de crecimiento. Y esto no es una visión pesimista, es una realidad que tenemos que manejar”, advierte.

Asimismo, prosigue: “Terapia intensiva no tenemos. De todas formas, si tuviéramos diez respiradores no tenemos personal para manejarlos. Entonces, claramente lo que tenemos que hacer es disminuir la contaminación viral y los riesgos de contagios. No tenemos otra posibilidad en la ciudad”.

El coordinador municipal de salud afirma que son muy rigurosos en los controles de los ingresos a la ciudad. También, cuenta que realizan talleres de seguridad sanitaria a la gente que lo requiera.

“La gente no usa barbijo, la gente no va a los talleres que uno brinda y es indisciplinada. Si seguimos así, el agua nos va a tapar. En Rosario, con todos los efectores de salud que tienen, están desbordados, y nosotros acá en Victoria nos juntamos en las peñas y compartimos mate”, subrayó.

Por último, solicita: “Yo no digo que la gente no salga de su casa. Lo que pido es que, si la gente tiene que salir a trabajar, lo haga, pero con barbijo, máscara y alcohol. Pido que la gente no se relaje y se saque el barbijo para hablar con el vecino pensando que no pasa nada. Pido que nos cuidemos”.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here