Aranguren.- En principio la familia había dado aviso a la fuerza policial para dar con el paradero del pequeño, pero a los pocos minutos un vecino lo halló en una pileta lindante a la vivienda de la familia.

Natanael, de un año y medio había desparecido de la vista de su madre el jueves por la tarde, por eso la familia buscó ayuda en la comisaría del lugar y en principio para la fuerza policial se trató de un operativo de búsqueda que obligó al despliegue correspondiente para ese tipo de procedimientos.

Pero a los pocos minutos, integrantes de la familia del menor comunicaron que el bebé yacía flotando en la pileta de una casa vecina, que linda con la vivienda del menor.
Según los testimonios brindados, el niño habría ingresado al predio de su vecino por el patio trasero.

Por el hecho, habló el fiscal Federico Uriburu quien se limitó a dar detalles del hallazgo debido a que la ciudad de Aranguren “está conmocionada por el infortunado hecho”.
“Una situación muy dolorosa. En principio el niño se había extraviado y fue encontrado a metros de su casa por un vecino en una pileta” relató el fiscal y confirmó que tras ser hallado el menor fue trasladado de urgencia a una clínica de la ciudad de Ramírez, pero no se pudo hacer nada al respecto.

“Es una situación en la que uno no encuentra las palabras justas. En cuanto a la investigación, se descarta la participación de terceras personas, ha sido una desgracia donde no hace falta responsabilizar ni culpar a nadie. Hay que respetar el dolor de los padres” dijo el fiscal a Paralelo 32.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here