Recientemente fue noticia una multinacional que “contrató” un robot para analizar los videos de los candidatos en búsquedas laborales; analizan su lenguaje gestual, el tono de la voz y los términos elegidos para responder. ¿Hasta dónde esta realidad -por ahora más parecida a un escenarios distópico de ciencia ficción- choca contra la sensibilidad humana, las preguntas éticas y empatía y avanza sobre la privacidad?

“Específicamente en los procesos de selección, la posibilidad de incorporar un robot que se encargue de la selección de personal, puede ser una excelente herramienta de innovación sobre todo en empresas grandes donde la demanda de candidatos y el volumen de posiciones, muchas veces supera la capacidad de las compañías. La posibilidad de realizar grandes filtros de CVs, análisis de perfiles y obtener un primer filtro de candidatos, puede resultar de mucha utilidad. La tecnología como soporte adicional a los clásicos procesos de selección pueden ser muy útiles para los especialistas en procesos de atracción de talentos, pero hoy no reemplazan la mirada analítica y técnica de los especialistas en recursos humanos.” sostiene Paula Carreras, HR Manager de Axxon Consulting.

En la actualidad existen robots capaz de estructurar informes de conveniencia de candidatos, con algoritmos que comparan el tono de voz de los sujetos analizados con otros que ya trabajan en la empresa, los grupos de palabras que utilizan en sus redes con las que utilizan los usuarios desestimados anteriormente y las micro expresiones faciales con personas que han sido identificadas previamente como de alto rendimiento en el trabajo. Si bien aún un escenario en el cual los robots se encarguen de todo el proceso parece lejano, lo que sí es cierto que las empresas, si quieren transformarse en líderes en el ranking de marcas empleadoras deben abrazar la innovación para seguir en juego.

 

Con robots o sin ellos, el área de Recursos Humanos se prepara para mostrarse dinámico y flexible, con la tecnología como aliada. “La habilidad es estar atento a los nuevos desafíos con una actitud abierta y receptiva a la mejora de procesos.” finaliza Paula Carreras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here