Caracas (Venezuela).- Como la mayoría de los venezolanos, los trabajadores del sector de la salud aseguran que deben hacer “malabares” para sobrevivir en el país.

En muchos casos, el traslado hasta sus puestos de trabajo resulta ser mucho más que el ingreso que perciben por las horas de labor.

Carmen González forma parte del personal de mantenimiento del Hospital Vargas en el centro de Caracas. Relata a la Voz de América que su sueldo mensual es de poco menos de dos dólares, pero gasta unos 3,60 dólares para poder llegar a su trabajo cada día.

“Tengo mi hija fuera del país y es quien me ayuda, es la manera de sobrevivir. Estoy mucho más delgada”, dijo González en medio de una de las varias protestas de trabajadores registradas en Caracas este martes, para exigir “salarios dignos”.

La situación se repite en todas las áreas que conforman los diversos centros de salud públicos del país sudamericano sumido en una profunda crisis.

Las condiciones salariales y laborales son cada día más “precarias”, sostiene Vietnam Vera, médico pediatra del Hospital JM de los Ríos, el centro infantil más importante del país.

“No es posible que a estas alturas estemos reclamando por un salario digno, que nos permita una vida digna, poder comer. Lamentablemente todo se limita a la posibilidad de comer y hacerlo muchas veces de forma escasa”, afirma Vera.

Vietnam Vera es médico del Hospital de niños JM De Los Ríos, Venezuela

Este doctor destaca que en el resto del mundo los médicos tienen ingresos que superan los 2.000 dólares, mientras que en Venezuela actualmente el sueldo de un especialista en un centro de salud público, pocas veces sobrepasa los 13 dólares.

Pablo Zambrano, representante del sindicato de trabajadores de la salud, afirmó que “con lo que se gana no se puede vivir y se necesita una respuesta de las autoridades con respecto al salario”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here