Victoria.- El viernes la marca hidrométrica en el puerto local fue de 1,18 metros después de las lluvias, generando un moderado alivio para las autoridades municipales, al respecto Sebastián Urigh responsable de Obras Sanitarias municipal, explicó que por el momento están captando en forma normal el agua del río, que potabilizan e incorporan a la red. Han tenido que modificar los protocolos de tratamiento porque hubo que adaptarlos en razón de que hace más de dos meses que no ingresa agua del río Paraná, solo alimentan el riacho napas de reservorios de agua que llega desde el centro de la provincia, que vuelcan hacia esta zona.

El arroyo Manantiales y el Ceibo, que nacen de aguas de vertientes, se han profundizado y tienen un mayor caudal. El líquido elemento tiene todas las característica de agua subterránea, son “duras” por el contenido de sal, contienen sarro (carbonato de calcio) en bajo porcentaje, aunque Uhrig reconoció que es un agua difícil de tratar. “No es el agua de río a la que estamos acostumbrados, hay una leve diferencia de gusto, queda también residuos en la vajilla”. Por otra parte la alcalinidad es alta pero se corrige en planta, esto no llama la atención en lugares que tienen un servicio de red con agua de pozo como es el caso de B° Abadía, Arenal o el complejo de viviendas ubicado en terrenos contiguos a la nueva terminal.

Actualmente el líquido del río llega a la planta con un pH (concentración de iones hidrógenos) de 7,8 y 8 y después se la baja a 7/7,2 que es lo normal, y con ese nivel llega a los domicilios.

Las dos bombas están operativas, la del pozo de toma tiene un buen caudal pero cuando el nivel del puerto local está por debajo de 0, trabajan con  las que se encuentran en zona de los galpones que captan  a una mayor profundidad

“Mientras  el río Paraná siguió bajando el nivel del puerto local se “clavó” en 1 metro, hace dos meses” explicó. La conocida Laguna Grande que tiene una superficie enorme es poco profunda y se alimenta de vertientes que llegan al puerto local, después del trabajo de hidráulica que hizo la Secretaría de Obras Públicas.

Consumo

Actualmente se consumen promedio unos 300 litros por persona, en total 13 millones por día. En años anteriores, para esta época rondaban los 16 millones de litros/día.

El funcionario atribuyó esta baja a un mayor nivel de responsabilidad de la población, que está tomando conciencia,  porque la situación exige no dilapidar agua. “Queremos que la sociedad nos siga acompañando con este esfuerzo”. Recomiendan para el verano, época en que se  producen 20 millones de litros díarios (el máximo de la planta) evitar el llenado de piletas y el riego,  que se torna excesivo en casas que tiene parques.  A pesar de este nivel de producción en días de altas temperaturas muchas veces no dan abasto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here