El aumento era esperado y finalmente el Gobierno lo autorizó. Desde la medianoche de hoy, el valor promedio de las naftas subirá 5% en surtidor, mientras que los biocombustibles tendrán otro incremento de entre 6% y 8%. La decisión «busca también prevenir eventuales problemas de desabastecimiento que pudieran ocurrir», indicaron en la Secretaría de Energía.

Según los cálculos del Gobierno, los precios antes del alza estaban atrasados un 20%, aunque no había margen para subir lo que pedían las empresas y las provincias petroleras. «La brecha remanente que estimamos luego de este aumento es del orden del 15%», señalaron en la cartera de Energía. Sin embargo, según las empresas y los analistas del sector consultados, la brecha todavía es del 17%.

A partir del próximo jueves 14 de noviembre, el mercado de combustibles volverá a ser libre y no se necesitará de la autorización del Gobierno para aplicar los incrementos. Un día antes finalizará el congelamiento por 90 días, que, a través de un decreto de necesidad y urgencia (DNU), el Poder Ejecutivo estableció tras la brusca devaluación que tuvo la moneda luego de las PASO.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here