En su nueva obra literaria, “Yerba trágica – El calvario del mensú”, el pastor (IERP) y docente universitario René Kruger aborda la historia social del mate y el mensú, trabajador rural de Paraguay y las provincias argentinas de Corrientes y Misiones. “Yerba trágica” relata las experiencias de Ricardo Sánchez y otros mensú, acumuladas y sufridas en la explotación yerbatera en los montes de Misiones, Paraguay y Brasil.

Perdedores y ninguneados

Cuenta la historia de la yerba mate desde el reverso de esa historia, desde los perdedores, exprimidos y ninguneados. En ese contexto, Ricardo Sánchez sueña con la libertad y un trabajo diferente. Pero no solo sueña. Es capaz de organizar con su esposa Carmen y sus compañeros de trabajo una espectacular fuga con una trama compleja de organización meticulosa, reveses, golpes de suerte, violencia, resistencia, casualidades y, no por último, también verdadero amor de algunas personas que supieron darles una mano en el momento preciso.

Mientras tanto, a centenares de kilómetros de allí, Federico Neumann redescubrió en Nueva Germania, Paraguay, el secreto de la germinación de la semilla de la yerba, lo cual permitió nuevamente la formación de yerbales de cultivo y con ello, un trabajo algo más aliviado en la cosecha de la yerba.

Períodos horribles

En la presentación de la obra, Kruger recuerda que la producción de yerba mate “ha pasado por muchos altibajos y particularmente por dos períodos horribles. El primero se produjo cuando en la época colonial los encomenderos de Asunción y sus alrededores, para obtener yerba en cantidad y comercializarla, organizaron expediciones a la región del Mbaracayú, a casi 500 kilómetros de Asunción, con guaraníes sometidos al régimen de la encomienda, a quienes obligaban a extraer, procesar y trasladar la codiciada materia, y muchos encontraron la muerte en esta empresa. En los siglos XVII y XVIII, hubo un largo trayecto de esplendor del cultivo de la yerba mate en las misiones jesuítico-guaraníes gracias a que los padres introdujeron cambios sustanciosos que humanizaron todos los trabajos relacionados con la yerba y fundamentalmente porque descubrieron el secreto de la germinación de la semilla de la yerba, con lo cual crearon yerbales implantados en la cercanía de las reducciones. Una vez expulsados los misioneros, sobrevino un decaimiento de todas las reducciones y también de sus yerbales. Los jesuitas se llevaron consigo al exilio y luego a la tumba el secreto de la germinación de la semilla, con lo cual la historia de la yerba volvió a sus comienzos nefastos de la conquista. Luego de la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870), se reactivó la producción de yerba, con un esquema de explotación horrorosa en cuyo torbellino más dañino se hallaba un personaje clásico, el mensú, cuya situación equivalía prácticamente a una esclavitud. Las empresas que se dedicaban a explotar la yerba en los montes paraguayos del Alto Paraná, brasileños (Mato Grosso) y argentinos (actual Provincia de Misiones), captaban en las ciudades a personas que buscaban trabajo, les daban un adelanto suculento como anzuelo y les hacían firmar un contrato leonino. Una vez en el monte, debían trabajar de sol a sol y nunca llegaban a pagar sus deudas. En esas condiciones horribles y a merced de los salvajes capangas, un mensú podía sobrevivir a lo sumo una década. Era “pieza descartable” a la que se aprovechaba al máximo mientras duraba. La trágica situación de los mensú se ha convertido en un desafío para muchos. La han estudiado, analizado y comunicado investigadores, historiadores, economistas, sociólogos, literatos, cineastas, cantores, poetas, dramaturgos; y cada cual encontró alguna veta propia de la cual brota interpretación nueva de la historia y el presente”.

Novela sobre las misiones jesuíticas

Con anterioridad, Kruger había escrito “Las tres promesas”, novela publicada en 2017, con versión en guaraní, Mbohapy Ñe’ẽme’ẽ, de 2018, basada en datos históricos y en informes de la época sobre la vida musical en las misiones jesuítico-guaraníes. Cuenta la vida de un músico de la reducción de Santísima Trinidad del Paraná a principios del siglo 18. La versión guaraní, elaborada por el Presbítero Wilson Garay, es la primera novela en ese idioma sobre el sistema reduccional y la sexta novela en guaraní del Paraguay, país donde nació el autor.

La historia del territorio paraguayo, íntimamente enlazada con el nordeste argentino a través de la vecindad territorial e histórica dada por las misiones jesuíticas y la nefasta Guerra de la Triple Alianza, son temas que dan contexto al universo narrativo de Kruger.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here