Crespo.-  Esta ciudad es pródiga en espacios poblados de verde, árboles, flores, paseos, extensa vía aeróbica, plazas en cada barrio. En pleno centro tiene un bonito espacio donde se erige el monumento a la biblia, como testimonio de la fe arraigada en distintas denominaciones pero con un objetivo común en su población.

Dentro de ese espacio arbolado está el edificio de la biblioteca popular y sobre la amplia avenida Seri se encuentra lo que denominamos el “paseo de los escritores”, para otros “paseo de los poetas”, que lo hace más romántico.

Este lugar busca reflejar y recordar a los poetas oriundos de Crespo, que ya no viven, aunque aparecen escritores que no han escrito poesía. Lamentablemente ese espacio quedó como un proyecto a medio concretar. Hoy encontramos los monolitos desde los cuales nos miran los personajes que se quiere homenajear, desdibujadas por el tiempo, con sólo su nombre debajo y ninguna aclaración. Despintado y con cables colgando donde en su momento hubo una luminaria para darle vida a ese sector en horas de la noche, e incluso uno de estos pilares vacío, con evidencia de que se arrancó la placa. Nombres de personas que pasaron por esta ciudad, que vivieron y transitaron sus calles, que le cantaron con sus versos o la enriquecieron culturalmente con sus libros, sólo conocidos por algunos pocos memoriosos o por quienes tuvieron la curiosidad de indagar sobre sus obras.

Más allá del extraño criterio que se usó para elegir a quiénes representar allí, que merecería una revisión seria, qué bien le haría a este lugar completar esos monolitos con una breve reseña de los homenajeados, con las fechas de su nacimiento y muerte, el título de alguna obra o como mínimo indicar si fueron poetas, novelistas, cuentistas, dramaturgos, etc., y en última instancia realizar un aporte mayor colocando en algún lugar de la biblioteca, tan cercana a ese lugar, para quien tenga la curiosidad de consultar la bibliografía correspondiente a cada uno de ellos.

Con poco podría hacerse mucho por su recuperación, nueva elección de colores que reemplacen los tonos fríos actuales que los hace insignificantes en un espacio tan amplio; que se los pueda recorrer como un paseo, o “sendero de los poetas”. En fin, darle otra jerarquía al espacio que representa a nuestra cultura literaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here