(Estanislao Firpo – Para Paralelo 32)  Ya nada es como hace un tiempo. Los modos de vida se adecuaron a distintos protocolos sanitarios. El planeta se alteró por completo ante la propagación del Covid-19.

Aislamiento social, preventivo y obligatorio, distanciamiento, tapabocas o mascarillas, lavado de cara y manos con más frecuencia, son algunas de las nuevas normas que se adoptaron para el día a día. Diversos trabajos cambiaron su rutina y sus modos son muy distintos. El mundo cambió tanto que ahora el automovilismo es virtual.

Tenemos infinidad de ejemplos de cómo las distintas actividades tomaron medidas sanitarias para seguir, pero en ciertos sectores como el deporte, se hace muy difícil debido a la aglomeración de personas. Recién el pasado fin de semana el futbol o el golf pudieron volver a disputar algunas de sus competencias oficiales. Eso sí, con diferentes protocolos de higiene. Pero el automovilismo real, aún no.

Sin embargo, este deporte se disputa de manera virtual. Las dos principales categorías de automovilismo argentino idearon campeonatos con simuladores de carreras. Así, los mejores pilotos del país, desde sus casas, tienen en vilo a los fanáticos de la velocidad. De esta manera, se imitan las competencias de cada fin de semana y mantienen el entretenimiento y alguna cuestión económica más o menos estables.

El Turismo Carretera ya hizo las fechas de Concordia, Toay, El Villicum y Termas de Río Hondo. Resta la competencia de Rafaela el 31 de mayo para cerrar el calendario que se ideó para competir de manera virtual, donde Nicolás Trosset es gran protagonista por encima de Canapino, Ardusso y compañía.

En tanto, el Súper TC 2000, ya disputa su segundo torneo virtual. El primero fue un mix con los simracers, donde estos fueron amplios dominadores. Mientras que el actual, es entre los pilotos profesionales, y tiene como grandes favoritos a Canapino y Ardusso luego de disputarse las fechas de Rosario, el Zonda y Buenos Aires. El campeonato se cerrará el próximo domingo, también en Rafaela.

Hay quienes sostienen que la modalidad es muy fea, aunque en un mundo en donde todo cambia, los simuladores no están lejanos a la realidad. Obvio que muy lejos está de que las carreras se reemplacen de esta manera, pero por lo pronto, es lo más cerca de volver a tener automovilismo en nuestro país.

Anexo: En Estados Unidos comenzó a disputarse el Nascar. Pese a ser el principal país afectado por el Coronavirus, la competencia volvió con testeos médicos, controles de temperatura, conjuntos de 16 personas por equipo, sin público, registro de contactos, entrevistas a lo lejos, tapabocas y mascarillas, guantes, entre otros tantos protocolos. Éste podría ser el camino para el automovilismo argentino que, sólo con la televisación, cubriría muchísimos gastos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here