Donald Trump advirtió este lunes que la aplicación de videos cortos TikTok, de propiedad china, dejará de funcionar en Estados Unidos el 15 de septiembre a menos que se venda a una empresa estadounidense. El mandatario presiona así para que la compañía matriz ByteDance alcance un trato con Microsoft. Washington sostiene que la aplicación recopila datos de los usuarios a los que el gobierno chino puede acceder. Análisis con Enrique Dans, profesor de Innovación Digital en la IE Business School en Madrid.

RFI: ¿Cómo analiza usted la pugna actual entre la administración Trump y la famosa red social china TikTok?

Enrique Dans: Es importante entender que Estados Unidos opera dentro del ámbito de una guerra comercial. Pero TikTok tampoco ha hecho sus deberes. Aquí no hay nadie que sea especialmente bueno ni especialmente malo. Estados Unidos busca proteger las aplicaciones estadounidenses, protegerse del empuje de China en el mundo, y TikTok es claramente responsable de no tratar adecuadamente la información de los menores o a los menores, exponiéndolos a todo tipo de problemas, acoso e incluso pederastia.

RFI: ¿En qué informaciones se basan aquellos que acusan a TikTok de robar datos para el gobierno chino?

Enrique Dans: Quienes acusan a TikTok de robar datos para el gobierno chino se están fijando en la existencia de leyes en China que hacen que todos los datos que posee cualquier empresa china puedan estar al alcance inmediatamente del gobierno chino. No quiere decir que el gobierno chino esté utilizando estos datos, pero sí que puede reclamarlos. Las empresas chinas están sometidas a un marco legal que es diferente al que opera en otros países. La cuestión es que TikTok en principio estaría obligada en aceptar la legislación de los países en los que opera, pero no está claro que lo esté haciendo.

El mayor problema de TikTok es que trata a los menores como si no lo fueran. Teóricamente, cuando una persona abre una cuenta, tiene que declarar si es menor y eso hace que esa cuenta tenga menos capacidades, que no se pueda por ejemplo mantener diálogos o comentarios en la plataforma. Todos los menores simplemente mienten sobre su edad, y no hay ningún elemento que permite comprobar su edad. Eso lleva a que los menores no se comportan como menores en esta red, y eso los expone a muchos riesgos.

RFI: ¿Presionar para que Microsoft pueda comprar TikTok es también un gesto de patriotismo económico por parte de Donald Trump?

Enrique Dans: Es una forma de intentar evitar, no que la aplicación desaparezca, sino que la aplicación pase a estar controlada completamente dentro de los fueros legales norteamericanos.

RFI: ¿Hay otros países que han prohibido TikTok o que lo han convertido en una empresa local?

Enrique Dans: Hay países que han prohibido TikTok por muchos motivos. Que India prohíba TikTok está encuadrando dentro de un movimiento que ha llevado a que India prohíba muchas aplicaciones chinas, sobre todo derivado de los enfrentamientos fronterizos entre China e India, en una situación de hostilidad creciente. Otros países, por ejemplo algunos países musulmanes, la han prohibido porque amenaza sus valores religiosos o morales.

Lo que podemos decir de TikTok es que genera una sensación, una normalidad, sobre todo en los más jóvenes, que hace que nos condicionemos. Entienden que una conducta que es recompensada por la plataforma en forma de “me gusta”, es una conducta normal. Eso lleva a los menores a bailar de manera cada vez más insinuante o hacer coreografías cada vez más basadas en canciones con una letra para adultos, o a bailar con menos ropa, etc. Es algo que está mal visto en ciertos países, pero en general es algo de lo que es importante protegerlos, y sobre lo que tenemos que educarlos.

RFI: ¿Hay en la voluntad de Trump de poner freno a TikTok una reacción al impacto que ha tenido esa red social en recientes movimientos políticos como el #Black Lives Matter?

Enrique Dans: Sin duda también hay algo así. Las razones por las cuales Trump hace algo siempre tienen que ver con lo personal, con que ha escuchado o ha visto que desde esta aplicación se han movido determinados movimientos y por lo tanto pasa a considerarla, en su lógica binaria del mundo con buenos y malos, dentro de los malos. Las decisiones de Trump están cuadradas dentro de un infantilismo feroz. Lo que podría ser una guerra comercial con China o la prolongación de una ofensiva comercial contra China está muy disfrazada dentro de lo que es una reacción binaria de ‘éstos son malos o me han provocado este problema’. Indudablemente la declaración de Donald Trump está marcada por la ofensiva comercial con China: la que tiene una implicación muy importante es Huawei, pero cualquier empresa china puede quedar dentro de esa misma órbita y por lo tanto estar sujeta a sanciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here