Más de medio millón de jubilados y pensionados, afiliados de PAMI, cobrarán a partir de este viernes y durante la semana próxima un subsidio de 1600 pesos para reemplazar los bolsones de alimentos correspondientes al ProBienestar, un programa que se instrumentaba por medio de los centros de jubilados y que había quedado suspendido por la cuarentena por el coronavirus.

Desde el año pasado Pami tiene atrasada la remisión de fondos a los Centros de Jubilados Nacionales para la compra de la mercadería de los bolsones del programa Pro Bienestar.
En Crespo la última entrega se realizó el 18 de marzo, justo en la semana que los Centros de Jubilados fueron notificados que debían cerrar por la emergencia sanitaria y un día antes de la declaración presidencial del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio que comenzó a regir el viernes 20 de marzo. Los beneficiarios en aquella oportunidad recibieron dos bolsones, uno correspondiente al mes de diciembre y el otro al mes de enero.

Este lunes 11 de mayo la titular del PAMI, Luana Volnovich, y la directora de Anses, Fernanda Raverta, anunciaron el pago de la asistencia en la Casa Rosada, y comunicaron una ayuda extraordinaria de 15.000 pesos para 4.200 centros de jubilados que debieron cerrar sus puertas y que tienen dificultades para afrontar sus gastos. En total, el desembolso será de 963 millones de pesos.

«De forma extraordinaria el bolsón será reemplazado por una prestación de apoyo alimentario de emergencia, debido a que la mayoría de los centros de jubilados están cerrados», explicó Volnovich, en la sala de conferencias de la Casa Rosada. «Simplemente estamos ajustando prestaciones de distintos organismos para llegar más y mejor», completó Raverta, que hizo su primer anuncio como directora de Anses. La funcionaria asumió la semana pasada, en reemplazo de Alejandro Vanoli.

La medida se incorporará directamente en los recibos de haberes de las personas afiliadas a PAMI que ya figuren como titulares de la prestación ProBienestar. La Anses se hará cargo de pagos que hasta el momento giraba el PAMI a los centros de jubilados. Estas instituciones, que operaban como intermediarias, recibirán una asistencia adicional, dado que la cuarentena les impide el normal desenvolvimiento de actividades con las que recaudaban dinero para su funcionamiento, como el alquiler de salones y la organización de cursos y talleres.

«La inversión es de casi 1000 millones de pesos y eso implica un 33% adicional respecto del desembolso habitual que hace el PAMI para garantizar la seguridad alimentaria de las personas afiliadas», dijeron fuentes del organismo.

Mientras tanto, Anses sigue analizando variables para agilizar el pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), un programa de asistencia de 10.000 pesos, que ya cuenta con 7.800.000 beneficiarios. En la gestión de Vanoli se inició un cronograma de pago que finaliza el 3 de junio. La idea de Raverta es acortar los tiempos para terminar de girar los fondos en mayo y empezar a pagar la segunda entrega del IFE a partir del mes que viene.

Como dijo Alberto Fernández el viernes, en el organismo que encabeza Raverta analizan también la posibilidad de que aquellos que cobren últimos la primera entrega del programa puedan cobrar las dos entregas en un solo pago, es decir, percibir 20.000 pesos de una sola vez.

1 Comentario

  1. Soy jubilada de la mínima quisiera saber si me corresponden los 1600 pesos a mi nunca me dieron el bolsón de alimentos y con lo q cobro no me alcanza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here